sábado, 19 de mayo de 2012

Famoso psiquiatra pide disculpas por afirmar sin pruebas que era posible "curar" la homosexualidad

19 de mayo de 2012

El prestigioso médico psiquiatra Robert L. Spitzer, considerado uno de los padres de la psiquiatría moderna, afirmó que le debe una disculpa a la comunidad gay por concluir en un estudio que había "cura" para la homosexualidad.

En un reportaje, publicado por el diario estadounidense 'The New York Times', Spitzer, próximo a cumplir 80 años, aseguró: "Creo que le debo una disculpa a la comunidad gay por mi estudio en el que hice afirmaciones que no podían demostrarse sobre la eficacia de la terapia reparativa"

Durante años, el psiquiatra Spitzer insistió en la posibilidad de que la homosexualidad podía ser tratada y curada como cualquier otra enfermedad.

Sin embargo, el doctor Spitzer le acaba de enviar una carta a la revista "Archives of Sexual Behavior" (Archivos de Comportamiento Sexual), donde fue publicado el estudio. En esta se disculpa con la comunidad gay por haber hecho "afirmaciones que no estaban probadas".

Spitzer hizo una investigación con 200 personas que, tras una terapia, manifestaron cambios en su orientación sexual. Los resultados presentados en 2001, han servidocomo principal  argumento a quienes insisten en las terpaias "reparativas" de la homosexualidad. 

Aunque el doctor Spitzer de ninguna manera afirmó en su  estudio que el ser gay era una opción, o que era posible para cualquier persona que lo quisiera, cambiar su orientación sexual por medio de la terapia la terapia, eso no impidió que los conservadores citaran el documento en apoyo en apoyo de esos puntos, de acuerdo con Wayne Besen, director ejecutivo de Truth Wins Out, un grupo sin fines de lucro que lucha contra la disctiminació hacia los gays.

Incluso, en una ocasión, un político en Finlandia uso el estudio  para argumentar en contra de las uniones civiles en el Parlamento.

Las organizaziones gay criticaron la metodologia del estudio y syus conclusiones, ahora Spitzer reconoce que, efectivamente, no había forma de saber si los resultados eran válidos.

"Ofrezco disculpas a cualquier persona homosexual que haya perdido tiempo y esfuerzo en cualquier forma de terapia creyendo que yo había probado que era posible un cambio en 'individuos altamente motivados'", admitió el psiquiatra.