lunes, 1 de octubre de 2018

Charles Azanavour nos legó en su tema "Como dicen" (Comme ils disent), una de las mejores representaciones musicales de la homosexualidad masculina



La voz de Charles Aznavour (París, 1924) se ha apagado en la madrugada de del 1 de octubre en el sur de Francia a los 94 años, pero más que repetir los homenajes que están publicando los medios de todo el mundo,queremos recordar que Azanavour nos dejó en  su tema "Como dicen" (Comme ils disent), publicado en 1972, una de las mejores representaciones musicales de la homosexualidad masculina.

Leamos lo que escribe al respecto la web Tetu (traducción de Jorge Alberto Chávez Reyes)


En 1972 Francia todavía penalizaba la homosexualidad, que aun  era considerada una enfermedad mental. Ese mismo año, sin embargo, Charles Aznavour sedujo al país con "Como dicen". una canción que representa la vida de un hombre gay con la inteligencia, bondad y delicadeza que aún falta en la actualidad.

No es coincidencia que el cantante eligiera este tema. Como explicó a RTL en junio de 2015, pasó toda su carrera rodeado de amigos homosexuales. "Hoy, las personas que más extraño  son los homosexuales: Jean Cocteau, Jean-Claude Brialy, Jacques Chazot, Thierry Le Luron."

Pero fue Andrushka, su secretario, chófer y amigo "un poco decorador" al que alojó en su casa con su gata, el que inspiró la mayoría de la letra de la canción.





En "Como dicen", el cantante de origen armenio canta como un hombre gay en primera persona. Algo que nadie había osado hacer en una época en que ningún cantante francés era abiertamente homosexual, y donde el tema sigue siendo eminentemente tabú en la sociedad como en la canción popular. Por primera vez también se aborda la homosexualidad sin malicia ni burla, como había hecho un año antes Michel Sardou, otro cantante acostumbrado a encarnar personajes en sus canciones y que ganó un disco de oro por un título mucho menos amistoso, "La risa del Sargento".

Charles Aznavour comienza el título cantando "Vivo solo con mamá / en un departamento muy antiguo de la calle Sarasate". Un sentimiento de soledad, palpable durante los cinco minutos que dura el tema, y que recuerda una realidad: como homosexuales, nos sentimos más afectados por el aislamiento que los heterosexuales. Una soledad también a veces causada por la sensación de ser atraído solo por hombres heterosexuales, lo que hace que cualquier historia de amor sea imposible: "Mi boca no se atreve a / confesar el dulce secreto de mi drama tierno / al objeto de todos mis tormentos / que pasa la mayor parte de su tiempo en la cama Mujeres". En el mismo sentido, cierra el título con una verdad que aún no se comprende hoy: "Nadie tiene el derecho en verdad / de Culparme de juzgarme y yo preciso / Que es la naturaleza la que / es la única es responsable si / soy un homo, como dicen.

Pero pensar que esta canción es solo dolor y la tristeza sería equivocado. La letra también contienen descripciones de la fuerza y ​​la vitalidad de la cultura gay. Cuando Charles Aznavour escribe "Soltamos las verdades /a las personas que tenemos en frente a nuestras narices, como una pedrada / Pero lo hacemos con humor / envueltas en juegos de palabras humedecidas con ácido", ofrece nada menos que el La mejor definición hasta la fecha de una de las armas simbólicas de los LGBT: el humor camp ("el veneno"). Por primera vez en el campo artístico, también habló de las perfomances drag, incluso si lo hixo bajo el controvertido término "travestismo" que prevalecía entonces: "Mi verdadero trabajo es la noche / Que yo lo ejerzo travesti, soy artista".

Sobre todo, el cantante encarna a un personaje que asume su homosexualidad. Cuando canta "A mi las burlas / ya no me inquietan ya que es cierto / soy un homo como dicen", no hace más que lo que a muchos activistas LGBT hacen en estos días : se apropian del vocabulario peyorativo para vaciarlo de su significado insultante. En 1972, Charles Aznavour percibe lo que los investigadores llaman hoy la reversión del estigma (gays que se hacen llamar "maricones", lesbianas que se hacen llamar "machonas").

Pero, más allá de la delicadeza de la letra, también es la actuación que transmitió Aznavour es en el escenario la que hace de "Como dicen" un hito de la representación de la homosexualidad en la canción francesa. Tomando el ejemplo de los gestos de su amigo Andrushka, y de las cenizas de cigarrillo que cayeron en su manga, el cantante adopta sobre el escenario una actitud controlada al milímetro.

Sus maneras afeminadas nunca caen en la caricatura que denuncia y,  por el contrario, rinden homenaje a los homosexuales afeminados, los más visibles y, por lo tanto, los más expuestos a los ataques homofóbicos.