miércoles, 21 de julio de 2021

Tom Daley habla sobre sentir miedo antes de saltar de la plataforma, estar casado con un hombre 20 años mayor, convertirse en padre y mantener sus abdominales

Traducción de la entrevista en The Guardian


Siempre he buscado sentir la adrenalina. Me encantan las montañas rusas, los toboganes de agua; practicar clavados es una extensión de eso. Crecí junto al mar en Plymouth. Desde muy pequeños mis padres nos animaron a mis hermanos ya mí a nadar por si nos metíamos en problemas en el agua. Los clavados me dan esa mezcla de estar en el agua, pero al mismo tiempo la adrenalina de saltar de algo realmente alto.

Pasé por una etapa de no poder despegar en el trampolín. Cuando era más joven y mis brazos y piernas crecían a ritmos diferentes, solía tener miedo de salir. Me paraba en el extremo de la plataforma y literalmente no podía mover mi cuerpo. Se llama síndrome de pérdida de movimiento, donde de repente te congelas mental y físicamente, olvidas cómo hacer las cosas. Incluso hoy en día, hay momentos en los que me asusto estando de pie en la plataforma de 10 metros, pero necesitas ese poco de miedo, esa descarga de adrenalina, para concentrarte, para evitar que cometas errores.

Soy super competitivo. Ninguno de mis padres era particularmente atlético, pero siempre he tenido un espíritu competitivo masivo, pero eso es típico de cualquier atleta olímpico. Ya sea que esté jugando Monopolio, Cluedo o compitiendo en los Juegos Olímpicos… solo quiero ganar. Mi esposo Lance [Black] también es competitivo, pero de una manera diferente. Intentaré ganar a toda costa. Para él, se trata de disfrutar de pasar tiempo juntos.

Mi papá era mi mayor animador. Murió de cáncer cerebral un año antes de los juegos de Londres 2012. Ahora que soy padre, entiendo mucho más sobre por qué solía hacer las cosas que hacía, por qué reaccionaba de esa manera. Nunca comprendes lo orgulloso que puede estar un padre de un hijo hasta que tu mismo tienes un hijo.

He empezado a tejer con crochet durante la pandemia y, como la mayoría de las cosas en mi vida, me he comprometido mucho con él.

Salir del armario en YouTube fue aterrador. No sabía cuál iba a ser la reacción. Afortunadamente, fue abrumadoramente positiva. Crecer siendo un niño LGBTQ + o queer te da una perspectiva del mundo y de lo que sientes que tienes que hacer para encajar. ¿Mi mensaje para los niños que se sienten diferentes? Esa perspectiva que tienes será la que te permitirá ser un guerrero en el futuro. Te dará resiliencia.



Una cosa que aprendí desde el principio es que no me importa lo que piensen los demás. Eso ha sido útil desde que estoy con mi esposo. Yo tengo 27, él tiene 47. La gente tiene sus opiniones, pero no notamos la diferencia de edad. Cuando te enamoras, te enamoras.

Tuve novias brevemente antes de Lance, pero nada serio. Tan pronto como estuve con él, lo supe de inmediato. Fue como, 'OK, wow, esto es todo'.

Siempre quise tener hijos. Incluso cuando tenía 12 años, estaba emocionado por ser padre. Robbie tiene tres años ahora. Convertirte en padre te ayuda a darte cuenta de lo que realmente importa. Ahora, cuando estoy parado en el extremo de una plataforma a punto de saltar, puedo pensar: "Ya sea que haga bien o mal el salto, puedo ir a casa con mi familia y ellos me amarán de todos modos".


La gente siempre comenta sobre mis abdominales ("six pack"). Paso seis horas al día entrenando y cuando pasas seis horas al día entrenando, ese tipo de físico es más fácil de mantener.

Tener sentido de la perspectiva es una de las mejores lecciones que he aprendido. Incluso si estoy parado en el borde del trampolín de diez metros a punto de hacer mi última inmersión en la final de los Juegos Olímpicos, es importante recordarme a mí mismo que siempre hay alguien afuera paseando a su perro que no tiene idea de lo que está pasando dentro de esa piscina y ni siquiera le importa. Eso alivia una gran cantidad de presión.



martes, 13 de julio de 2021

121 atletas abiertamente LGBT participarán en los JJOO de Tokyo

Fuente: OUTSPORTS




 Al menos 121 atletas abiertamente gays, lesbianas, bisexuales, transgénero, queer y no binarios se dirigen a Tokyo para los Juegos Olímpicos de Verano, más del doble de los que participaron en los Juegos de Río 2016.

La cantidad de atletas públicamente LGBTQ en Tokyo es mayor que la cantidad de atletas que han participado en todos los Juegos Olímpicos de Verano anteriores.

El aumento masivo en el número de atletas refleja la creciente aceptación de las personas LGBTQ en el deporte y la sociedad. El auge de las redes sociales, especialmente Instagram, ha brindado a los atletas un foro donde pueden vivir sus vidas abiertamente e identificarse directamente con sus seguidores.

En los juegos olímpicos de 2008 sólo hubo 10 atletas abiertamente LGBT, 23 en los 2012 y 56 en los de 2016.

"Competir en los Juegos Olímpicos como un atleta abiertamente gay es bastante sorprendente", dijo el nadador canadiense Markus Thormeyer a Outsports. Thormeyer no había salido del clóset cuando compitió en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y se declaró públicamente gay en un ensayo de 2020 para Outsports.

“Poder competir con los mejores del mundo como mi yo más auténtico en los juegos multideportivos internacionales más importantes muestra lo lejos que hemos llegado en la inclusión en el deporte. Espero que al competir en estos Juegos pueda mostrarle a la comunidad LGBTQ que pertenecemos y que podemos lograr cualquier cosa que nos propongamos ".

Este año, al menos 25 países diferentes estarán representados por al menos un atleta abiertamente LGBT en 26 deportes, incluidos los primeros atletas olímpicos trans.

Estados Unidos tiene la mayor cantidad de atletas en estos Juegos Olímpicos, con más de 30 atletas LGBT, aproximadamente una cuarta parte de todos los asistentes en la lista. Le sigue Gran Bretaña (13), Países Bajos (11), Canadá (11), Australia (8) y Nueva Zelanda (8)

Estos números incluyen a los atletas de reserva que han estado practicando con el equipo olímpico de su país y viajan a Tokio, donde podrán o no participar dependiendo de las circunstancias.

Las mujeres en la lista superan en número a los hombres por un margen de 7-1, y el fútbol femenino participan más de 30 jugadoras LGBT . Esto continúa una tendencia vista en los Juegos Olímpicos anteriores y es un reflejo de la numerosa participación de atletas LGBT en deportes no olímpicos de élite donde las mujeres también proliferan.

Para ser incluido en la lista de atletas olímpicos LGBTQ compilada por Outsports, un atleta debe haber salido públicamente como LGBT en los medios de comunicación, o mostrarse claramente como LGBT en sus redes sociales de cara al público, por ejemplo mostrando que están en una relación con una persona de su mismo sexo.

He aquí la lista de los 121 olímpicos LGBT en Tokyo:


Basketbol

Julie Allemand (Bélgica)

Sue Bird (USA)

Paula Ginzo (España)

Chelsea Gray (USA)

Brittney Griner (USA)

Sabrina Lozada-Cabbage (Puerto Rico)

Kim Mestdagh (Bélgica)

Leilani Mitchell (Australia)

Shaine Pellington (Canada)

Dayshalee Salamán (Puerto Rico)

Breanna Stewart (USA)

Diana Taurasi (USA)

Ann Wauters (Bélgica)


BMX Freestyle

Perris Benegas (USA)

Hannah Roberts (USA)

Chelsea Wolfe (USA, reserva)


Boxeo

Rashida Ellis (USA)


Canoa Slalom

Evy Leibfarth (USA)

Florence Maheu (Canadá)


Ciclismo

Georgia Simmerling (Canadá)


Saltos Ornamentales

Tom Daley (Gran Bretaña)

Anton Down-Jenkins (Nueva Zelanda)


Deportes Ecuestres

Cathrine Dufour (Dinamarca)

Edward Gal (Países Bajos)

Carl Hester (Gran Bretaña)

Domien Michiels (USA)

Hans Peter Minderhoud (Países Bajos)

Nick Wagman (USA, reserva)


Esgrima

Astrid Guyart (Francia)


Hockey sobre césped

Grace O’Hanlon (Nueva Zelanda)

Susannah Townsend (Gran Bretaña)


Golf

Mel Reid (Gran Bretaña)

Alena Sharp (Canadá)


Handbol

Nathalie Hagman (Suecia)

Alexandra Lacrabère (Francia)


Judo

Amandine Buchard (Francia)

Tessie Savelkouls (Países Bajos)


Maratón

Aoife Cooke (Irlanda)


Remo

Saskia Budgett (Gran Bretaña, reserva)

Kendall Chase (USA)

Gia Doonan (USA)

Maarten Hurkmans (Países Bajos)

Meghan O’Leary (USA)

Ellen Tomek (USA)

Emma Twigg (Nueva Zelanda)

Julian Venonsky (USA)


Rugby

Kelly Brazier (Nueva Zelanda)

Isadora Cerullo (Brazil)

Megan Jones (Gran Bretaña)

Alev Kelter (USA)

Celia Quansah (Gran Bretaña)

Kristen Thomas (USA)

Sharni Williams (Australia)

Portia Woodman (Nueva Zelanda)


Vela

Jolanta Ogar (Polonia)

Cecilia Carranza Saroli (Argentina)


Tiro

Andri Eleftheriou (Chipre)


Skateboarding

Margielyn Didal (Filipinas)

Poppy Starr Olsen (Australia)

Alexis Sablone (USA)

Alana Smith (USA)


Fútbol

Andressa Alves (Brasil, reserva)

Bárbara Barbosa (Brasil)

Kadeisha Buchanan (Canadá)

Marta da Silva (Brasil)

Rachel Daly (Gran Bretaña)

Tierna Davidson (USA)

Anouk Dekker (Países Bajos, reserva)

Abby Erceg (New Zealand)

Magda Eriksson (Suecia)

Adrianna Franch (USA)

Lina Hurtig (Suecia)

Sam Kerr (Australia)

Fran Kirby (Gran Bretaña)

Stephanie Labbé (Canadá)

Hedvig Lindahl (Suecia)

Chloe Logarzo (Australia)

Erin McLeod (Canadá, reserva)

Teagan Micah (Australia)

Vivianne Miedema (Países Bajos)

Kelly O’Hara (USA)

Fernanda Pinilla (Chile)

Quinn (Canadá)

Megan Rapinoe (USA)

Jill Scott (Gran Bretaña)

Caroline Seger (Suecia)

Kailen Sheridan (Canadá)

Sherida Spitse (Países Bajoss)

Demi Stokes (Gran Bretaña)

Carly Telford (Gran Bretaña)

Daniëlle van de Donk (Países Bajos)

Shanice van de Sanden (Países Bajos)

Merel van Dongen (Países Bajos)

Hannah Wilkinson (Nueva Zelanda)

Tameka Yallop (Australia)


Softbol

Ally Carda (USA)

Amanda Chidester (USA)

Taylor Edwards (USA, reserva)

Larissa Franklin (Canada)

Haylie McCleney (USA)

Kaia Parnaby (Australia)

Anissa Urtez (Mexico)


Natación

Rachele Bruni (Italia)

Ana Marcela Cunha (Brasil)

Amini Fonua (Tonga)

Mélanie Henique (Francia)

Ari-Pekka Liukkonen (Finlandia)

Erica Sullivan (USA)

Markus Thormeyer (Canadá)


Taekwondo

Jack Woolley (Irlanda)


Tennis

Demi Shuurs (Países Bajos)

Sam Stosur (Australia)

Alison van Uytvanck (Bélgica)


Pista y Campo

Tom Bosworth (Gran Bretaña, marcha)

Erica Bougard (USA, heptathlon)

Dutee Chand (India, carrera)

Yulimar Rojas (Venezuela, salto triple)

Raven Saunders (USA, bala)


Voleybol

Douglas Souza (Brasil)


Levantamiento de Pesas

Laurel Hubbard (Nueva Zelanda)


Lucha

Kayla Miracle (USA)

lunes, 8 de febrero de 2021

Las series Boy Love y el confinamiento por la pandemia


Al igual que aquí en Perú y el resto del mundo, Filipinas estuvo en confinamiento durante la mayor parte del 2020. Se pidió a la gente que, en la medida de lo posible, se quedara en casa, y una gran parte de la población filipina se vio obligada a buscar soluciones ingeniosas para realizar diferentes tareas. Los estudiantes tuvieron que hacer uso de los canales virtuales de e-learning, las personas que pasaban sus días en oficinas tuvieron que trabajar desde casa y, por supuesto, hubo personas que se quedaban sin otra cosa que hacer que esperar a que pasara la cuarentena, por solo mencionar a los privilegiados. Pero también, en Filipinas como en Perú, muchos se quedaron sin  trabajo y tuvieron que huir de las grandes ciudades para refugiarse en el campo.

Si bien esos meses de la pandemia que aún o ha terminado fueron desalentadores para todo el mundo,  hubo una cosa que mantuvo a la mayoría de la gente ocupada y distraída y ayudó a aliviar las preocupaciones y problemas de todos los días. Desde marzo del año pasado ver series Boys Love (BL) en línea  se convirtió en una de las maneras favoritas de distraerse de los filipinos y de gente de muchos otros países( ya que las series se pusieron en línea con subtítulos en muchos idiomas)  Esto ha hecho que, a pesar de ser un año llenos de penas y desafíos, 2020 se convirtiera en la "Edad de Oro" para diversos medios LGBTQ +,en especial en el sudeste de Asia aunque su influjo ha llegado a buena parte del mundo..

Según Honey's Anime, un sitio web dedicado a brindar entretenimiento a la comunidad de entusiastas del anime de todo el mundo, Boys Love es un término relativamente nuevo que se usa para indicar en forma amplia manga, anime o trabajos de fanáticos que representan el amor entre hombres, presentando relaciones que son a menudo sexuales con un determinado código visual paralas posiciones "activo" y  "pasivo". Sin embargo, el BL no debe confundirse con el "Yaoi", porque este último enfatiza el sexo, mientras que el primero se enfoca más en la narrativa que en la acción erótica/sexual entre dos personajes presuntamente homosexuales.

Una de las muchas razones por las que BL es tan querido en todo el mundo es porque intenta centrarse más en el aspecto romántico y menos problemático de una historia. Habiendo visto muchas serie BL, me he dado cuenta de que una cosa que la mayoría, si no todas tienen en común es que pocas veces se enfocan en los aspectos "complicados" de la vida en general y de una relación homosexual u homoafectiva en particular (como el rechazo,. la homofobia o la violencia anti LGBT). Son historias tiernas, sin mucha complejidad y contadas de forma ligera, como muchas otras franquicias de películas o programas de televisión de alto presupuesto y larga duración, pero aún así tienden a ser impactante y trascendentes. Algunas- las más destacadas-intentan ser un poco más atrevidos en cuanto a la construcción de la trama, pero en su esencia, loas series BL buscan sobre todo ser reconfortantes y hacer "sentirse bien" al espectador.

Aquí  mencionaré las  series filipinas BL que he visto en esta ápoca y que tratan o tienen como contexto el confinamiento por la pandemia...


Ben x Jim 

Con el resto de su familia vive permanentemente en el extranjero, Benjamín (Teejay Márquez) - un vendedor en línea - recibe el  ultimátum de su madre para que se vuelva financieramente estable y autosuficiente o de lo contrario, tendrá que dejar Manila e irse a vivir con su familia en EEUU. Ben descubre que su  vecino y amigo de la infancia, Jimson (Jerome Ponce), se mudará de regreso a casa para pasar el tiempo en cuarentena con su familia. Sin embargo, a su llegada, Ben se da cuenta de que muchas cosas han cambiado y que la persona que llegó a casa podría no ser de la que se enamoró hace tantos años.

La segunda temporada empieza el 14 de febrero.




Gaya Sa Pelikula (Como en las películas)


Gaya Sa Pelikula cuenta la historia de Karl Almasen (Paolo Pangilinan) un estudiante de arquitectura de 19 años que fue forzado indirectamente por sus padres a aprender a ser económicamente independiente mudándose al apartamento de su tío. Sintiéndose presionado por tener dinero suficiente para vivir, Karl acepta trabajos de redacción en línea para generar ingresos rápidos. Pero cuando es engañado por su primer cliente importante, no puede pagar el alquiler. Entonces conoce a Vladimir Austria (Ian Pangilinan), su misterioso vecino de al lado que más tarde se descubre que se esconde de su propia familia. Después de presentar brevemente a su hermana mayor a Karl, quien tenía la tarea de llevarlo a casa, Vlad propone que se conviertan en compañeros de cuarto por el resto del semestre a cambio de alquiler.

 En enero pasado esta serie ingresó al catálogo de Netflix para el sudeste asiático.


Hello Stranger

En Hello Stranger, conocemos a Mico Ramos (JC Alcantara), un estudiante (tipo "nerd") independiente y altamente organizado que tiene todo su futuro planeado. Durante su tiempo en cuarentena, organiza una noche de concursos en línea con sus amigos, The Young Padawans, y durante la actividad, el jugador estrella de baloncesto, Xavier de Guzman (Tony Labrusca), se conecta por accidente y dice que el juego es aburrido, dejando Mico una mala impresión. Para consternación de Mico, como parte de un proyecto escolar es emparejado con Xavier. Sin embargo a pesar de sus marcadas diferencias, forman un vínculo que ninguno de los dos esperaba. P

Para San Valentín se estrenará la película que cierra la historia que empezó con la serie.



Boys Lockdown


Amor en tiempos de pandemia. Si bien ciertamente no es el mejor momento para salir, conocer a alguien y enamorarse, Key y Chen se encuentran en medio de la cuarentena y se conectan de maneras que los sorprenden a ambos. A medida que se conocen a pesar de las restricciones, los desafíos e incluso los peligros derivados de la pandemia, algo muy especial comienza a florecer entre ellos. En una época en la que nos vemos obligados a mantenernos separados, ¿tiene el amor el poder de conectarnos?






"Quaranthings: The Series"


Cuenta la historia de la amistad que surge entre dos chicos y el amor que florecerá entre ellos mientras estén en cuarentena . Durante el confinamiento, aquellos que podían irse a casa se fueron a casa - dos de los cuatro compañeros de casa de Judah y Rocky lo hicieron dejándolos a ambos solos. El competitivo y sobresaliente Judah -abiertamente gay y parte de una familia rica-  no puede ir a la escuela, mientras que Rocky, un trabajador rudo y astuto que gana su sustento de la calle, se queda sin sus diversos trabajos. Incapaces de hacer las cosas mas les importan y obligados a pasar tiempo juntos, el amor surgirá pese a las diferencias

viernes, 4 de diciembre de 2020

Un documental examina el error histórico que se cometió al designar al 'paciente cero' de la pandemia de VIH/Sida


Fuente: TETU

Un documental, emitido por History Channel, repasa la historia del "paciente cero" de la pandemia  de VIH. Un error histórico que sumió en la infamia el nombre de un joven gay canadiense, que falleció a los 31 años a causa del Sida.

 Gaëtan Dugas. nacido en Quebec (Canadá)  era un  asistente de vuelo, sexualmente activo que durante mucho tiempo ha sido considerado re  "paciente cero" del SIDA en los Estados Unidos. El documental de History Channel  le rinde homenaje en un documental que describe la construcción de este falso mito.

Relaciones con 750 personas diferentes

A principios de la década de 1980, se sabía poco sobre la enfermedad. Se piensa inicialmente que el VIH se transmite a través del poppers. Un día de 1982, tres hombres que no se conocen nombraron al mismo amante: Gaëtan Dugas. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) advierte que el virus se transmite de persona a persona.

Luego, el  asistente de vuelo les da a los investigadores los nombres de 72 de sus parejas sexuales que podrán  haber sido infectadas. También les dijo que tuvo relaciones sexuales con 750 personas diferentes en tres años. Pero aún no se le había designado como el que contaminó al continente norteamericano.

En 1987,tres años después que  Gaëtan Dugas murió a los 31 años, el periodista Randy Shilt escribió un libro llamado 'And the Band Played On' ( que luego sería llevado al cine). El autor fue el primero en usar el término "paciente cero" para calificar al quebequense. Esto es un error, los investigadores de los CDC habían mantenido en el anonimato a sus pacientes. A Gaëtan Dugas se le conoce como "paciente O (la letra)" por  "out of California" (de fuera de California), señala HIV.org. Por tanto, un error de lectura le habría hecho tristemente famoso.

"Cristóbal Colón del SIDA"

Una vez que el libro llegó a las librerías empezó a construirse el infame mito. El New York Post publica en portada "El hombre que nos dio el SIDA". La National Review lo describe como "Cristóbal Colón del SIDA", señala Le Monde. El autor acusa al asistente de vuelo de comportamiento "irresponsable", negándose a protegerse a pesar de los riesgos para sus compañeros.

"Gaëtan Dugas ha 'probado' de alguna manera que los hombres que practican la sodomía y que hacen payasadas en las saunas son vectores de enfermedades - similares a la peste - en su comunidad y el resto de la sociedad", lamenta el historiador Phil Tiemeyer. Según él, el mito muestra la homofobia de la sociedad estadounidense en ese momento. "Las palabras de Shilts (...) reforzaron el vínculo percibido entre la enfermedad y la llamada depravación sexual de los homosexuales", escribe el especialista en movimientos gay.

Contaminación de finales de la década de 1970

Desde hace cuatro años, sabemos que Gaëtan Dugas no es el famoso "paciente cero". Los investigadores han demostrado que cuando se infectó, cientos de personas ya vivían con el VIH, posiblemente miles. Según el estudio, publicado en la famosa revista Nature, a fines de la década de 1970, el VIH ya se había infectado alrededor del 7% de los hombres homosexuales en Nueva York y casi el 4% en San Francisco.

martes, 24 de noviembre de 2020

¿Hay relación entre la personalidad y la orientación sexual?

Traducción del artículo 

The Relationship Between Personality and Sexual Orientation

Research on the link between sexual orientation and the Big Five is reviewed.

Por Arash Emamzadeh 

Traducción: Jorge Alberto Chávez Reyes


¿La personalidad está relacionada con la orientación sexual? Una nueva investigación, de Allen y Robson, publicada en la edición de octubre de 2020 del Journal of Sex Research, proporciona algunas respuestas interesantes.



El modelo de personalidad de cinco factores

Antes de revisar el estudio, permítanme describir brevemente el modelo de cinco factores de rasgos de personalidad, también conocido como los Cinco Grandes.

De acuerdo con la teoría de la personalidad de los Cinco Grandes, todo el mundo tiene algún grado de estos cinco rasgos: amabilidad, conciencia, extraversión (o extroversión), neuroticismo y apertura a la experiencia.

Los adjetivos a continuación describen a las personas con estos rasgos de personalidad elevados:

Agradable: prosocial, cooperativo, comprensivo, confiado.

Concienzudo: ordenado, autodisciplinado, obediente.

Extravertido: Hablador, sociable, asertivo, enérgico.

Neurótico: nervioso, de mal humor, ansioso.

Abierto a la experiencia: curioso, de mente abierta, propenso a la imaginación y la fantasía.

Las personas que tienen altos niveles de ciertos rasgos (o patrones de rasgos) pueden sentirse más atraídas por ocupaciones o roles sociales que enfatizan esos rasgos de personalidad. Por ejemplo, una persona con mucha conciencia podría sentirse atraída por la medicina porque, en comparación con la persona promedio, es más probable que los médicos sean concienzudos (obedientes, disciplinados, responsables). De manera similar, una persona muy extravertida puede tener más éxito como vendedor porque los vendedores exitosos a menudo son extravertidos (entusiastas, sociables, sociales).

El estudio, que se revisará en la siguiente sección, examinó si los cinco rasgos de personalidad de los Cinco Grandes también están asociados con la orientación sexual.


La investigación de la personalidad y la orientación sexual

En el Estudio 1, los investigadores exploraron la relación entre los cinco grandes rasgos de personalidad y la orientación sexual en una muestra representativa a nivel nacional de australianos: 13.351 individuos (6.193 hombres; la edad promedio de 45 años, rango de 15 a 100 años).

Aproximadamente el 93 por ciento se identificó como heterosexual, el 1,4 por ciento como gay / lesbiana, el 1,3 por ciento como bisexual, el 0,7 por ciento como otro, el 0,8 por ciento como inseguro y el 2,3 por ciento eligió no revelar su identidad sexual.

Los participantes completaron una evaluación de personalidad, que consistió en calificar el carácter descriptivo de 28 adjetivos relacionados con los Cinco Grandes rasgos de personalidad.

Para el Estudio 2, los investigadores llevaron a cabo un metanálisis y una revisión sistemática de la personalidad y la orientación sexual en 21 investigaciones: 377,951 individuos; 47,4 por ciento de mujeres; la edad media de 30,4 años.


Evidencia de un vínculo entre orientación sexual y personalidad


El análisis de los datos reveló diferencias de personalidad (tamaños de efecto pequeños-medianos) entre diferentes orientaciones sexuales.

La mayor diferencia entre los individuos homosexuales y heterosexuales estaba en la apertura a la experiencia, siendo los homosexuales más abiertos a la experiencia que los heterosexuales. Los bisexuales obtuvieron puntajes más altos en franqueza que los individuos homosexuales y heterosexuales, pero obtuvieron puntajes más bajos que estos grupos en conciencia.

También se observó moderación sexual para la extraversión, amabilidad, escrupulosidad y neuroticismo. En otras palabras, las diferencias de sexo (masculino versus femenino) influyeron en la relación entre la orientación sexual y los rasgos de personalidad, como se describe a continuación.

Extraversión: Mayor en mujeres homosexuales que heterosexuales; no hay diferencias en los hombres.

Amabilidad: Menor en mujeres homosexuales que en mujeres heterosexuales; más alto en hombres homosexuales que heterosexuales.

Conciencia: Menor en mujeres homosexuales que en mujeres heterosexuales; más alto en hombres homosexuales que heterosexuales.

Neuroticismo: No hay diferencias entre mujeres homosexuales y heterosexuales; más alto en hombres homosexuales que heterosexuales.

Estos efectos de moderación del sexo brindan cierto apoyo a la "hipótesis del cambio de género".

La hipótesis del cambio de género sugiere que las lesbianas muestran rasgos masculinos y, por lo tanto, se parecen al hombre heterosexual típico, en términos de personalidad, mientras que los hombres homosexuales muestran rasgos femeninos y, por lo tanto, se asemejan a la mujer heterosexual típica.

Para ser claros, a pesar de que los rasgos de personalidad de las personas gays y lesbianas indican cambios, según la teoría, no se sigue que los hombres gay sean simplemente "como mujeres" y las lesbianas sean simplemente "como hombres". En realidad, las lesbianas y los hombres gay tienden a "obtener un puntaje intermedio entre los hombres y mujeres heterosexuales en varios rasgos de personalidad".


Donde los mecanismos que vinculan la personalidad y la orientación sexual


¿Cuáles son los mecanismos responsables de la relación entre orientación sexual y personalidad?

Una posibilidad es que varios factores, como los genes, el entorno o la crianza de los hijos, puedan causar tanto la personalidad como la orientación sexual.

Una segunda posibilidad es que la orientación sexual causa personalidad, al menos hasta cierto punto. ¿Pero cómo?

Considere esto: ser una minoría sexual puede estar asociado con experimentar estigma y discriminación social, incluso recibir respuestas negativas de la propia familia. Estos factores podrían influir en el desarrollo de la personalidad y el comportamiento de las personas pertenecientes a minorías sexuales. Por ejemplo, desde una edad temprana, el individuo puede sentirse obligado a comportarse de acuerdo con los estereotipos homosexuales (por ejemplo, los homosexuales son afeminados). O puede sentirse impulsado a negar los estereotipos y demostrar que los homosexuales son varoniles.

Una tercera posibilidad es que la personalidad provoque la orientación sexual. Para entender cómo, necesitamos referirnos a la visión basada en etapas de la formación de la identidad sexual, que sugiere que el desarrollo de la identidad sexual es un proceso reflexivo, que involucra la autodefinición, la autoaceptación y la eventual revelación o salida del armario.

La apertura es importante para este proceso porque, como señalan Robson y Allen, quienes tienen una mayor apertura tienen "menos probabilidades de sentirse desanimados por la confusión emocional que podría llevar a la exclusión de la identidad, haciendo un compromiso sin una exploración completa". Y debido a que la apertura a la experiencia está influenciada por las experiencias de la vida, el aumento de la apertura podría contribuir al desarrollo de la identidad sexual.



Sobre el


autor:

Arash Emamzadeh asistió a la Universidad de British Columbia en Canadá, donde estudió genética y psicología. También ha realizado estudios de posgrado en psicología clínica y neuropsicología en Estados Unidos. Arash mantiene un blog de psicología personal y un blog sobre el miedo y la ansiedad.

Arash tiene una amplia gama de intereses no solo intelectuales sino también artísticos, y mantiene un blog de poesía. Sus poemas se han publicado en revistas como Medical Humanities y Canadian Medical Association Journal.

Arash actualmente reside en Vancouver, pero no nació aquí. Emigró a Canadá en su adolescencia. Espera que arrojar un poco de luz sobre la psicología de la inmigración pueda ayudar a los nuevos inmigrantes a hacer una transición más fluida a sus nuevos hogares y permitir que las personas de los países de acogida aprecien un poco mejor las luchas de los inmigrantes.

https://www.psychologytoday.com/gb/experts/arash-emamzadeh

viernes, 23 de octubre de 2020

La aversión a las mascarillas proviene de la "masculinidad tóxica"



Traducido de How an Aversion to Masks Stems From ‘Toxic Masculinity’

Una idea estrecha de invencibilidad e invulnerabilidad “atrapa a la mayoría de los hombres en imágenes de nosotros mismos que nos han fallado a la mayoría de nosotros”, argumenta el autor Anand Giridharadas.

"Ha habido una variedad muy dominante de hombres que claramente sienten que usar una mascarilla expondría tanto su vulnerabilidad que prefieren arriesgarse a morir por el virus".

- Anand Giridharadas, autor de "Los ganadores se lo llevan todo: la charada de élite de cambiar el mundo"

--------------------------------------------------------------------

Cuando el presidente Trump regresó a la Casa Blanca el 5 de octubre, después de pasar tres días hospitalizado con Covid-19 en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, salió al balcón y se quitó la mascarilla para saludar a sus partidarios. Estaba enviando una señal clara: había ido a la guerra con un enemigo despiadado y salió ileso, todavía en pie, fuerte.

“Estoy mejor y tal vez sea inmune, no lo sé. Pero no dejen que domine sus vidas ”, dijo en un video ese mismo día, minimizando el peligro del virus que ha matado a más de 220,000 estadounidenses.

Ese mismo día, cuando el candidato presidencial demócrata, Joseph R. Biden Jr., publicó un video de sí mismo en Twitter con una mascarilla , el presentador de Fox News, Tomi Lahren, sugirió que "llevara un bolso con eso". La implicación: ningún hombre fuerte y poderoso recurriría al uso de una mascarilla.

El hecho de que el uso de mascarillas se haya convertido en un tema de género no es sorprendente para los investigadores de salud pública. Un artículo de 2016 del Laboratorio Nacional de Los Alamos encontró que los hombres tienen menos probabilidades que las mujeres de adoptar comportamientos protectores, como lavarse las manos, distanciarse socialmente y usar mascarillas. Más recientemente, tres estudios diferentes, publicados este verano por Cambridge University Press, llegaron a las mismas conclusiones.

"La dureza masculina está constantemente relacionada con sentimientos negativos más altos y sentimientos positivos más bajos sobre el uso de mascarillas”, anotaron los autores de uno de esos estudios realizados en junio.

Esta imagen particular de masculinidad, que depende de la fuerza muscular, ha sido, de hecho, una línea transversal del estilo de liderazgo del presidente: ha caracterizado todo, desde las relaciones comerciales con China y las negociaciones de desarme con Corea del Norte hasta las negociaciones presupuestarias con el Congreso en una confrontación, mano a mano.

Pero el fuerte exterior del presidente oculta la debilidad, argumenta Anand Giridharadas, autor de "Los ganadores se lo llevan todo: la charada de élite de cambiar el mundo".

"Es un hombre débil que siempre ha deseado ser un hombre fuerte, y es la idea que tiene un hombre débil de un hombre fuerte", escribió Giridharadas en un artículo reciente para su boletín The Ink.

In Her Words habló con Giridharadas para profundizar en la noción de masculinidad y cómo se relaciona con los sistemas e instituciones estadounidenses. La conversación se ha editado para que sea más larga y clara.

- Escribiste en tu boletín, The Ink, que cuando el presidente Trump se quitó la mascarilla en el balcón de la Casa Blanca fue una muestra de masculinidad tóxica. Explíquenos porqué.

Crecí en Estados Unidos y, habiendo vivido esta cultura, reconocí en el miedo y la falsa bravuconería a los mismos hombres que me arrojaban a los casilleros de la escuela.

Desde el comienzo de la pandemia, ha habido una aversión a las protecciones básicas de sentido común (usar mascarillas, observar el distanciamiento social y asumir los bloqueos impuestos por el gobierno) que ha hecho un mal trabajo al ocultar su vínculo con la inseguridad masculina.

Por supuesto, se ha visto a personas de todas las identidades diciendo estas cosas. Pero ha habido una variedad muy dominante de hombres que claramente sienten que usar una mascarilla expondría tanto su vulnerabilidad que prefieren arriesgarse a morir por el virus antes que lo que perciben como la humillación de no ser invencibles.

En mi artículo, cité a Robert O'Neill, el ex Navy Seal que tuiteó una foto sin mascarilla de sí mismo en un vuelo de Delta, titulada "No soy una [jerga vulgar para los genitales femeninos]". Pero no creo que sea la única persona que piense eso; he visto esa frase aparecer repetidamente en relación con quienes usan mascarilla. Hay algo muy profundo y terrible ahí.

- ¿Qué hay en la cultura estadounidense, como mencionaste, que ha llenado a tantos hombres con este tipo de ansiedad que has descrito?

¿Qué está enseñando nuestra sociedad a los hombres? Enseña a los hombres que la única forma de tener dignidad es no ser mujer, no ser débil, no ser gay, golpear siempre primero y nunca presentarse como vulnerable o necesitado.

Esta forma dominante de enseñar a los hombres conduce a las cantidades épicas de abuso y agresión que enfrentan las mujeres, y en realidad no funciona para la mayoría de los hombres. Atrapa a la mayoría de los hombres en imágenes de nosotros mismos que nos han fallado a la mayoría de nosotros y que no encajan con nuestra experiencia interior vivida.

. ¿Pero es eso exclusivamente estadounidense?

Creo que la expectativa de invulnerabilidad en los hombres es bastante universal. Pero la idea de "liberarse de" es una obsesión estadounidense: liberarse del gobierno y demás. Sin embargo, estamos mucho más ciegos ante la libertad para - para poder comer o para perseguir sus sueños, ese tipo de libertades, que los filósofos políticos llaman libertad positiva.

Creo que la obsesión  con "liberarse de" da como resultado ese sentimiento de que el gobierno está castrándote.

El ejercicio de sentido común de las instituciones públicas para proteger a las personas hace que muchos hombres estadounidenses se sientan debilitados, como si burócratas sin rostro estuvieran haciendo por su familia lo que tal vez ellos sienten que deberían estar haciendo por su familia.

- ¿Este tipo de masculinidad también sustenta a las instituciones estadounidenses?

Sí, creo que sí. Cuando miro el tipo de modelos de negocios que han apuntalado nuestra economía, parece cruzarse con el exceso masculino y una economía de masculinidad tóxica.

Lo que se siente muy emocionante en este momento es que estamos en un momento de ajuste de cuentas real con tres supremacias entrelazadas: supremacía blanca, supremacía masculina y supremacía del capital. Estas cosas funcionan juntas y lo que tienen en común es la deshumanización y el centrar el punto de vista del agresor en lugar de aquellos que más necesitan nuestro apoyo y atención.

- Vimos, esta semana, a algunos hombres ridiculizando en Twitter una imagen de Joe Biden abrazando y besando a su hijo, Hunter. ¿Qué opinas de esa reacción?

Me alegró ver que Joe Biden amara a su hijo, y visiblemente. Dada toda la familia que ha perdido, puedo entender el férreo control con el que sostiene lo que le queda. Lo que aprendimos esta semana es que una imagen de un padre amando a su hijo puede resultar aterradora para las legiones de hombres de este país, cuya visión estrecha de la masculinidad es que consiste en ser independientes hasta el punto del aislamiento. Todo el episodio es un recordatorio de una cultura de masculinidad tóxica que entrena a tantos hombres a convertir su sentido de vulnerabilidad en una actuación fraudulenta de fuerza, y sus propias heridas por no ser amados, o no dejarse amar, en un deseo de lastimar a los que se enorgullecen de dar amor.

- Los medios de comunicación y los académicos han señalado varias veces que los países con mujeres líderes (Taiwán, Alemania, Nueva Zelanda) han manejado mejor la pandemia. ¿Crees que la masculinidad tóxica es incompatible con la gestión de crisis?

Podemos especular que esas mujeres están superando a los hombres porque hay algo diferente en cómo las mujeres líderes, en general, ven el mundo. Otra posibilidad es que en las sociedades patriarcales, sigue siendo mucho más difícil para una mujer llegar a la cima y, por lo tanto, cuando una mujer llega a la cima, es tres veces mejor. Al igual que Jacinda Ardern, supongo que no solo se volvió buena cuando golpeó el coronavirus, supongo que tenía que ser tres veces más talentosa que muchos de los patrulleros y lacayos a su alrededor para tener la oportunidad de ser tomada en serio.

También se trata de experiencias vividas. En una sociedad debidamente constituida, las mujeres no realizarían cantidades desproporcionadas de trabajo de cuidado infantil, pero en esta sociedad lo hacen. Como resultado, cuando margina a las mujeres de la vida pública o de los puestos de liderazgo, está sobrestimando la experiencia del cuidador no principal; entonces, ¿es un accidente que hiciéramos rescates para las grandes corporaciones antes de que hiciéramos cualquier tipo de ayuda para el cuidado de niños? Si hubiera más mujeres con niños pequeños en el Senado, es difícil pensar que el Senado tomaría exactamente las mismas decisiones y tendría las mismas prioridades que ahora.


miércoles, 21 de octubre de 2020

“Están apareciendo más penes en la televisión y en el cine, pero ¿por qué casi todos son prótesis?

por Martin LaMonica
Traducción del artículo "More penises are appearing on TV and in film – but why are nearly all of them prosthetic?" publicado en The Conversation


Si ha notado un aumento en la desnudez frontal masculina en la televisión y en las películas en los últimos años, está en algo.

En 1993, estudié los patrones de desnudez masculina en mi libro "Running Scared: Masculinity and the Representation of the Male Body". Después de que el antiguo Código de producción cinematográfica fuera reemplazado por un nuevo sistema de clasificación en 1968, se permitió la desnudez frontal masculina en las películas de Hollywood en ciertos contextos. "Drive, He Said", dirigida por Jack Nicholson en 1971, fue una de las primeras películas en incluir una escena así, mientras que la escena de desnudo de Richard Gere en "American Gigolo" de 1980 ayudó a transformar al joven actor en un símbolo sexual internacional.

Sin embargo, la desnudez femenina siguió siendo mucho más común en las películas, y en 1993 no había desnudez masculina frontal en la televisión convencional.
Desde entonces, mucho ha cambiado. Los directores y el público se sienten cada vez más cómodos mostrando desnudez masculina.

Pero hoy en día, aunque es mucho más probable que veamos penes en el cine y la televisión convencionales, rara vez son reales. Los penes protésicos, que alguna vez se usaron para un efecto exagerado, se han convertido en la norma.

Para mí, esto dice algo sobre el significado inusual que seguimos otorgando al pene, junto con nuestra necesidad cultural de regular cuidadosamente su representación. En cierto modo, el uso de penes protésicos mantiene cierta mística sobre la masculinidad, preservando el poder del falo.

Hay una serie de factores que alimentan la ola actual de desnudez frontal masculina.
En la década de 1990, los canales de televisión por cable premium como HBO se hicieron más populares, mientras que las plataformas de transmisión como Amazon y Netflix despegaron en el siglo XXI. Estos canales y plataformas no se rigen por el sistema de clasificación de Motion Picture Association, que limita estrictamente las circunstancias bajo las cuales se puede mostrar el pene.

Según las clasificaciones, que aún regulan los estrenos en el teatro, los penes se pueden mostrar en situaciones no sexuales, como cuando aparecen durante una escena de campo de concentración en "La lista de Schindler". Pero si una escena involucra sexo y desnudez frontal masculina, los actores deben estar a cierta distancia. Entonces, cuando el pene de Bruce Willis apareció brevemente durante una escena de hacer el amor en una piscina bajo el agua en "El color de la noche", la MPAA se opuso, citando su proximidad a la mujer, y hubo que cortar la toma. Las versiones sin censura de la película ahora están disponibles en DVD.
Los canales de televisión por cable premium no se rigen por estas pautas, y el programa de HBO "Oz", que se emitió de 1997 a 2003, marcó un punto de inflexión importante. Ambientada en una prisión, se destacó por la gran cantidad de desnudez masculina frontal completa, donde se muestra a los personajes en una variedad de contextos, como en la ducha y en sus celdas, completamente desnudos.

Otra razón de la tendencia a la desnudez masculina tiene que ver con críticas justificadas de las formas en que las mujeres han sido objetivadas sexualmente en la televisión y en el cine. La desnudez femenina ha sido mucho más común que la desnudez masculina, y la mayoría tiende a involucrar a mujeres jóvenes y atractivas que se exhiben en una variedad de contextos eróticos, con énfasis en sus senos y glúteos.

Algunos cineastas, como Judd Apatow y Sam Levinson, han dicho que querían nivelar el campo de juego presentando más desnudez masculina.

Como "Oz", "Spartacus" de Starz, que se estrenó en 2010, estaba llena de desnudez frontal masculina. Sin embargo, había una diferencia clave: todos los penes eran protésicos, es decir protesis hechas para ser usadas ​​por los actores y lucir realistas cuando se filman.

Uno de los penes protésicos más famosos apareció "Boogie Nights" la película de 1997 dirigida por Paul Thomas Anderson, que trata sobre una estrella porno, interpretada por Mark Wahlberg. Al final de la película, los espectadores ven un primer plano del enorme pene protésico del actor.

Las prótesis se utilizaron de forma intermitente a lo largo de los años. Pero después de "Spartacus", su uso se convirtió en la norma. Ahora, en programas como "The Deuce" y "Euphoria" de HBO, están en todas partes. A veces incluso son digitales. En “Nymphomaniac: Vols. I y II ”, el director Lars von Trier reemplazó digitalmente los penes de los actores por los de dobles corporales.
Ya sean tangibles o digitales, tienden a tener una cosa en común: son grandes.

El pene protésico les da a los cineastas un control total sobre su representación, y algunos han utilizado su flexibilidad para abordar directamente el problema del tamaño.
El tamaño del pene se presenta por primera vez en la escena inicial, cuando una pareja tiene relaciones sexuales incómodas debido al pequeño pene del marido. Más tarde, en una cena con otra pareja, el tamaño del pene vuelve a ser el gran problema cuando se habla de un intercambio de esposas entre las dos parejas.

El otro hombre, interpretado por Jason Schwartzman, tiene uno extremadamente grande, mientras que el hombre de la escena inicial, interpretado por Adam Scott, tiene uno mucho más pequeño y se siente incómodo con la idea de estar "expuesto". Durante una escena de inmersión delgada y prolongada, los espectadores pueden ver el pene protésico de cada actor. Dentro de las convenciones de la comedia romántica, ambas parejas se unen al final y se comprometen a salvar sus matrimonios.

"The Overnight" intenta desinflar el mito de que el tamaño del pene importa. Pero al mismo tiempo que aborda la obsesión por el tamaño, termina reforzando la noción, en parte debido a la escena de apertura, de que más grande es mejor.

De manera similar, “Euphoria”, un audaz drama experimental de la escuela secundaria, también explora el tamaño del pene, conectando la fijación por el tamaño con la masculinidad tóxica. Muestra cómo las niñas también son cómplices al insistir en el tamaño y asumir que está relacionado con el desempeño sexual y la masculinidad.

Hacia una representación más honesta

"The Overnight" y "Euphoria" se esfuerzan por criticar la obsesión de nuestra cultura con el pene, al igual que películas como "Boogie Nights" y programas de televisión como "The Deuce", los cuales son exploraciones serias de la industria de la pornografía.
Sin embargo, al hacer del pene un tema central, estas películas y programas de televisión continúan otorgándole un aura de mística y poder que existía mucho antes de las prótesis y las regulaciones más débiles.

Al final, el uso de prótesis se produce a expensas de lo más maduro que pueden hacer los cineastas: mostrar penes diversos y reales de una manera que no tiene un significado especial para el personaje o la trama.

Si bien “Spartacus” te haría creer lo contrario, no todos los gladiadores tenían penes grandes. El tamaño y la forma de su pene tampoco tenían nada que ver con su fuerza, poder, masculinidad o sexualidad.

Aunque apócrifo, Sigmund Freud supuestamente comentó: “A veces, un cigarro es solo un cigarro”, lo que pretendía sugerir que los cigarros no siempre son símbolos fálicos.
Sería bueno si, en la pantalla, a veces un pene fuera solo un pene.