lunes, 16 de marzo de 2020

Una breve historia de la pasividad gay


Así es como ser un gay pasivo pasó de una simple preferencia durante el sexo anal a un conjunto completamente nuevo de significantes culturales (incluida Lana Del Rey).

Traducción de A Brief History of Bottoming Por James Greig publicada en Vice


Usa sudaderas extragrandes que le cubran manos. Escucha a Lana del Rey en vinilo mientras se ducha para un chico que no lo merece. Su teléfono siempre muere. Es confundido con una mujer cuando habla por teléfono. Quiere que alguien venga a rescatarlo. Según personas en Twitter, estos atributos alternativamente deprimentes y banales constituyen la "cultura del pasivo".

"Pasivo" (la persona que desempeña el papel receptivo durante el sexo gay) nunca ha sido más fuerte como categoría de identidad de lo que es hoy. Pero, ¿en qué consiste realmente esta identidad? Si los chistes en línea sirven para darnos una idea, hay una vena de tristeza en el fondo, una capacidad ilimitada de abyección. A veces, la cultura del pasivo es solo la situación hiperespecífica de la persona que hace la broma: "la cultura del pasivo está llorándole a Kim Petras porque un hombre que se ha rebautizado exitosamente a sí mismo como unas pocas muescas más masculinas que tú (a pesar del hecho de que también fue intimidadas en la escuela por ser gay) ignoró la patética nota de voz que le enviaste ocho horas antes", por ejemplo.

A veces, la cultura de pasivo es una broma sobre la comida picante y / o el hecho de que las personas excretan heces de sus anos. Contrariamente al estereotipo de que todos los hombres homosexuales son sofisticados urbanos con una tendencia a desencadenar epigramas sobre la naturaleza engañosa de las apariencias, el humor gay en la actualidad se compone principalmente de bromas sobre la diarrea inducida por burritos.

Esta idea del "pasivo" como una categoría de identidad completa es, en su mayor parte, una broma, por lo que es tan divertido intercambiar la palabra "mujer" por "pasivo" en frases famosas. "Los pasivos con buen comportamiento rara vez hacen historia". "Uno no nace, sino que se convierte en un pasivo". "Si quieres que se diga algo, pídeselo a un activo; si quieres que se haga algo, pídeselo a un pasivo". "Un pasivo sin un activo es como un pez sin bicicleta". Hacer esto es divertido (¡lo es!) Precisamente porque es estúpido: la comparación no se alinea y los pasivos no están oprimidos de la misma manera que las mujeres. Pero también hay algo satisfactorio en habitar cualquier identidad; si tal identidad es "real" o no, no viene al caso.

Entonces, ¿cómo llegamos a un lugar donde ser un "pasivo" no se refiere solo a una preferencia por ser la pareja pasiva durante el sexo anal, y viene con un conjunto completo de significantes culturales? Es bastante complicado, dado que la sodomía ha existido de una forma u otra desde tiempos inmemoriales (lo que sugiere que es un comportamiento humano "natural" ... @ los homófobos). También siempre ha habido un cierto nivel de estigma asociado a ser la persona a la que follan, lo que tiene sentido dado lo misógina que ha sido la historia de la civilización.

"La vergüenza siempre ha estado ahí, para ser honesto, desde la época de los griegos, cuando el papel del pasivo siempre lo asumía un niño o un esclavo y, como tal, no un ciudadano", dice el Dr. Jonathan Kemp, autor de The Penetrated Male, un estudio literario e histórico sobre la pasividad. "Para los antiguos griegos, ser ciudadano significaba ser un líder y si un hombre adulto persistía en ser follado era considerado no apto para su papel cívico".

Cuando dos hombres de la misma clase social en la antigua Grecia follaban, el sexo que tenían era más probable que fuera intercrural (sexo entre los muslos). Hasta el día de hoy, todavía se ven hombres homosexuales como Stephen Fry, supuestamente "burlandose" de homófobos al insistir en que, en realidad, no tenemos mucho sexo anal y que el intercrural es más popular. Esto es estúpido: los hombres homosexuales tienen una cantidad excesiva de sexo anal y no deberíamos pretender apaciguar a las personas que lo consideran desagradable, porque probablemente no les va a parecer mas agradable  pensar en ti metiendo tu polla entre los lubricados muslos de alguien. Por lo tanto, el término bottom shaming (deshonrar la pasividad) puede parecer inventado por un gay mediático de Brooklyn con un podcast sobre temas queer llamado The Tea Spill, pero en cierta medida es un fenómeno real que ha ocurrido a lo largo de la historia y que se puede observar hoy.

La genealogía del estereotipo del "pasivo femenino", sin embargo, es un poco complicada por el hecho de que no fue hasta el juicio del "célebre pedófilo" Oscar Wilde que comenzamos a ver una fusión generalizada de la homosexualidad y la feminidad (según e teórico queer Alan Sinfield en su libro The Wilde Century: Effeminacy, Oscar Wilde and the Queer Moment.) Antes de que Wilde fuera encarcelado, un hombre "afeminado" era alguien que era básicamente demasiado heterosexual, un macho cabrío que pasó tanto tiempo persiguiendo traseros que  terminó adoptando los gestos de las mujeres que él deseaba. (Puede ser testigo de una lógica similar en cada boleta de calificaciones de la escuela que recibí en la que se me regañaba a mi, un chico gay con un grupo de amistad  totalmente femenino, por "pasar demasiado tiempo coqueteando con las damas").

Del mismo modo, en el siglo XVIII podrías ser un dandy retozando por Londres en busca de jóvensitos georgianos y, mientras fueras el activo, no serías considerado "gay": la identidad no existía. La sodomía estaba mal vista, claro, pero también cualquier otra forma de sexo que no fuera el sexo  heterosexual entre un esposo y una esposa en la pose del misionero. La homosexualidad fue vista como un mal comportamiento en lugar de una mala identidad.

Hoy, Oscar Wilde sigue siendo un ícono de afeminamiento homosexual, y sin embargo, los estudiosos de Wilde creen que él era el activo durante el sexo (dicho esto, ¡era sexo intercrural no anal - aburrido!) En el otro extremo del espectro, está Jean Genet, un hombre que era bastante masculino y, sin embargo, capaz de ser un esclavo tan sumiso que escribió un libro completo llamado Ritos funerarios sobre cómo los nazis lo dominaron (también pasó tiempo con las Panteras Negras y la Revolución Palestina). No se apresure a cancelarlo).

"Genet escribe que es falso creer que "un hombre que se folla a otro hombre esdios veces un hombre", me dice el Dr. Kemp. “Para él, ninguna posición es garantía de virilidad o masculinidad. El desempeño del género siempre es inestable, siempre está a punto de desmoronarse".

Los términos "pasivo" y "activo" adquirieron un nuevo significado durante los años setenta y ochenta. "Estas categorías se afianzaron particularmente durante y después de la crisis del SIDA cuando había ansiedad por ciertas prácticas que eran más riesgosas", dice Ben Weil, un candidato a doctorado que investiga el activismo de los donantes de sangre y la política de VIH / SIDA. “En particular, ser pasivo se consideró una práctica mucho más arriesgada que ser activo. Muchas personas rechazaron la pasividad por completo para identificarse como activos y, por lo tanto, estar relativamente más seguros durante la crisis. El resultado lógico de esto es que había personas que se identificaban como pasivos como contrapunto. Entonces, ese tipo de discurso sobre el riesgo de VIH / SIDA realmente ayudó a cristalizar pasivos y activos como categorías de identidad".

Además, el Dr. Kemp cree que textos como el seminal de Edmund White, The Joy of Gay Sex (1977) comenzaron a conectar el ser pasivo con cualidades más allá del sexo en sí, como "querer ser atendido". Esta era también vio el comienzo de la semiótica gay basada en la vestimenta, como usar un arete en el lado izquierdo para indicar que eras pasivo, o un pañuelo rojo en el lado derecho para indicar que te gustaba el fisting. Es difícil exagerar qué cambio tan extraordinario es que ahora puedes escribir todo esto directamente en un perfil de Grindr. Uno pensaría que sería redundante si hubiera señales visuales adicionales o marcadores culturales para indicar que eres pasivo, pero  este no ha sido el caso en absoluto.

Hoy, el "pasivo" como categoría de identidad se ha cristalizado aún más, tanto a través de las redes sociales como de las aplicaciones de citas. "En las redes sociales hay un impulso hacia la identidad y la marca que va mucho más allá de la pasividad pero la incluye ", dice Sean, un hombre gay de 24 años que vive en Londres. "La gente está rmás interesado en encontrar formas de entender cómo vivir dentro de un apodo ". Lo interesante es la posibilidad de que esta identidad cultural pueda existir separada del acto de ser realmente penetrado. "Ser pasivo sin ser penetrado definitivamente es un tema", dice Sean. "Ya sea que te follen o no,la idea de la cultura del pasivo uede leerse como un intento de sacar a la superficie algunas de las cosas que son considerados como las más abyectas y vergonzosas de ser gay". Me inclinaría a estar de acuerdo con esto y, por aburrido y repetitivo que sea el humor más relacionado con el pasivo, sigo pensando que, en general, es un bueno  que exista.

Si bien el estereotipo del pasivo afeminado aún puede reinar supremo, ciertos supuestos bien establecidos sobre nuestras posiciones sexuales preferidas comienzan a ser cuestionadas. Podemos ver esto a través de emergentes categorías como "blouse" (una activo afeminado) o "power bottom" (alguien que toma el papel pasivo durante sexo anal pero de manera asertiva, quizás incluso dominante). El Dr. Kemp describe el último término como "Refutar la idea de que ser penetrado es de alguna manera castrante o afeminante". Lo cual es bastante justo con la advertencia crucial de que a veces ser penetrado es como una emasculación, ¡y eso es algo genial!
Tal vez algún día podamos hablar sobre la pasividad con más matices y menos cliché que ahora,sin trasplantar perezosamente la dinámica heterosexual, sin hacer tantas bromas sobre las deposiciones.
Hasta ese momento, la esperanza es algo peligroso para un pasivo como yo ... pero la tengo.

@jamesdgreig

jueves, 20 de febrero de 2020

IRÁN está obligando a miles de personas homosexuales a someterse a cirugías de re asignación de género en un macabro intento de "limpiar" el país de homosexualidad.

Anuncio de operaciones de re asignación de género en Irán.

La República Islámica legalizó la transexualidad en 1987 y solo es superada por Tailandia en el número de cirugías de reasignación de género que se realizan allí anualmente. Sin embargo, destacados activistas LGTB le han dicho a Sun Online que estos procedimientos son parte de un programa inquietante impulsado por la homofobia.  La homosexualidad es ilegal en Irán y las personas homosexuales son ahorcadas de grúas en la calle en ejecuciones públicas.

La activista nacida en Irán Shadi Amin dice que el régimen iraní, controlado por extremistas religiosos, considera que ser homosexual es una "enfermedad" y que la única cura es cambiar el género de la persona.

“El gobierno cree que si eres un hombre gay, tu alma es la de una mujer y debes cambiar tu cuerpo. Creemos que esta es una forma de combatir la existencia de personas homosexuales porque cambias su cuerpo y resuelves el problema. Prefieren realizar cirugías masivas que ejecuciones porque saben que el mundo los está observando

“El régimen les da a las personas homosexuales dos opciones: ser arrestados como homosexuales y ser castigados incluso ejecutados o cambiar su cuerpo. Están tratando de limpiar el país de homosexuales".

La  investigadora LGBT dice que el gobierno iraní, incluido el jefe de la comisión de derechos humanos de Irán, ha dicho públicamente que "queremos resolver el problema, las personas homosexuales están enfermas y necesitan el tratamiento físico".

Según los informes, se realizan más de 4.000 operaciones de re asignación de género en Irán cada año y la mayoría están subvencionadas por el gobierno. Sin embargo, Shadi cree que el número real es mucho mayor.

La activista, que vive en Alemania, dirige la Red iraní de lesbianas y transgénero (6Rang), una comunidad que ayuda a las personas LGBT de Irán y crea conciencia sobre su difícil situación.

La mujer trans Hasti, fue antes un hombre
gay de nombre Nasser
Un médico le dijo a la activista que realizaban entre 30 y 40 cirugías cada mes, y a veces hasta tres procedimientos por día. "Esto muestra que es un gran negocio para algunos médicos y muchos de ellos ni siquiera son especialistas en personas trans, muchos de ellos son cirujanos cosméticos"comenta la activista.

Shadi, quien huyó de Irán en 1983 después de su revolución islámica en 1979, dice que no hay apoyo para las personas trans después de la cirugía.

Muchas son obligadas a realizar trabajos sexuales después de ser rechazadas por sus familias y sometidas a violencia sexual, incluidas violaciones.

 "No hay nada que penalice los ataques contra las personas trans. Después de la cirugía, ya no tienen derechos. No hay soporte fisiológico después de la cirugía ".

Peter Tatchell, un destacado defensor británico de los derechos humanos, condenó el deseo del régimen iraní de "erradicar la homosexualidad". Le dijo a Sun Online: "Los ayatolás buscan eliminar la homosexualidad presionando u obligando a los hombres homosexuales a someterse a una cirugía de re asignación de género para convertirlos en" mujeres ".

"Algunos hombres homosexuales aceptan convertirse en mujeres trans para protegerse del enjuiciamiento y la ejecución cuando tienen relaciones sexuales con hombres. No quieren ser trans pero temen ser colgados si no hacen la transición. La política de Irán de alentar la re asignación de género no tiene nada que ver con apoyar a las personas trans, está motivada por el deseo de erradicar la homosexualidad y hacer cumplir las normas tradicionales de género masculino y femenino".

miércoles, 22 de enero de 2020

Luciérnagas , un retrato sensible y sensual de un migrante gay

El segundo largometraje de la directora iraní Bani Khoshnoudi, "Luciérnagas", sigue los primeros pasos en México de un joven gay iraní que huyó de su país para escapar de la persecución. En Veracruz, Ramin (Arash Marandi) todo tipo de trabajos para abandonar la ciudad a la que llegó por error cuando trataba de llegar a Europa.huyendo de la persecución y tortura a las que el gobierno de Irán somete a  las personas LGBT. Ahora Ramin no tiene más remedio que vivir día a día mientras intenta ahorrar algo de dinero para escapar.

Veracruz es hermoso pero uno se asfixia con el calor entre las decrépitas paredes de los edificios abandonados. Ramin deambula por allí, cansado. Le resulta cada vez más difícil comunicarse con su novio, que permaneció en Irán. Y las conversaciones desordenadas de Skype rápidamente alcanzan sus límites. Algunas noches, deambular por las calles e convierte en una búsqueda de sexo, territorio donde no existen problemas de lenguaje y que resulta ser un refugio frente a la soledad.


Ramin está atrapado entre la nostalgia y el deseo de una nueva vida. Su soledad se desvanece cuando conoce a Rosy (Ishbel Mata) que trabaja en el hotel donde se hospeda. Rápidamente, surge una complicidad entre ellos. Usando un poco de inglés y español, construyen gradualmente su amistad.

En una obra de construcción, Ramin se encuentra con Guillermo (Luis Alberti), un hombre con cicatrices y tatuajes que transpira testosterona que sueña con huir a Los Ángeles y le advierte sobre que en esta ciudad "se puede quedar atrapado fácilmente". La tensión erótica se acumula entre los hombres, pero Gillermo rechaza sus propios impulsos.


El exilio es un concepto que Bani Khoshnoudi conoce bien. Ella dejó su país para irse a los Estados Unidos en su juventud. Después de vivir durante 10 años en Francia, ahora vive en México, donde filma por primera vez.

En este segundo largometraje, filma modestamente los vagabundeos y el deseo de un exiliado, anónimo, que pasa por una ciudad que él no ha elegido. En pleno triunfo del concepto "mirada femenina" (que consiste en ofrecer a través de películas o series otra mirada sobre las mujeres), la mirada de una cineasta sobre la sexualidad masculina homosexual es intrigante. Para la directora, las luciérnagas de Veracruz son todos esos seres de la noche "que [se acercan] sin tocarse nunca".

Luego de haber sido exhibida en setiembre en la Cineteca Nacional de CDMX,  "Luciérnagas" de Bani Khoshnoudi. se estrena en Francia el miércoles 22 de enero de 2020

Pueden ver el trailer aquí: https://vimeo.com/363248485

Con información de TETU

martes, 21 de enero de 2020

Harry Hamlin dijo que interpretar a un hombre abiertamente gay en "Making Love"(1982) fue el final de su carrera en el cine.


Harry Hamlin dijo que su decisión de interpretar el papel de un hombre gay en la película  Making Love  (Su otro amor) de 1982  dañó seriamente su carrera.  Sin embargo, no se arrepiente.

Hamlin  era conocido por su papel en el clásico de fantasía Furia de Titanes (Clas of Titans) de 1981 cuando decidió asumir el papel de un hombre abiertamente gay que se embarca en una aventura con un médico casado que oculta su homosexualidad a su esposa.


Making Love fue la primera película que desarrollaba una historia de amor homosexual realizada por un  estudio importante,la  20th Century Fox.

Hablando con el podcast "Qué sucedió en Hollywood", el actor dijo que "todos en la ciudad" habían dicho que no al papel antes de el asumirlo, y que era "exactamente el tipo de película" que quería hacer en ese momento.

"Quería hacer algo que sea relevante y vanguardista, de ruptura", dijo.


“En general, en términos de cómo se recibió la película, parece que la hicimos demasiado pronto, como 10 años demasiado temprano y terminó por completo con mi carrera. Fue el último filme de estudio que hice. La puerta se cerró para mi con un golpe rotundo".

Sin embargo, agregó que si bien no fue el mejor movimiento para su carrera en ese momento, el haber participado del filme aún resuena en su vida hasta hoy.


"Estoy muy orgulloso de la película y no pasa una semana en que la gente no se acerque a mí y, lo digo en serio: en el supermercado, en la calle, y me agradecen por haber hecho  esa película, " continuó.

La carrera cinematográfica de Hamlin cayó a un precipicio después de hacer la película, pero se hizo famoso en la televisión, especialmente como protagonista del drama legal LA Law (Se hará justicia) que se emitió entre 1986 y 1994.

En los últimos años su carrera en televisión ha tenido un resurgimiento, si8endo protagonista de la nueva versión estadounidense de Shameless y notablemente como el suave ejecutivo de publicidad  Jim Cutler en Mad Men, papel por el cual fue nominado para un Emmy.

También protagonizó programas de culto como Veronica Mars con Kristen Bell y Glee.

miércoles, 13 de noviembre de 2019

Jake Borelli (Levy en Grey's Anatomy) protagonizará una comedia romántica gay para el Día de San Valentín


El actor Jake Borelli conocido por su papel de Levy en Grey’s Anatomy, interpretará el papel principal en una  comedia romántica gay llamada The Thing About Harry, que también protagonizará el experto en cultura de Queer Eye, Karamo Brown. El filme se estrenará en febrero en el canal Freeform, a tiempo para el día de San Valentín.

Borelli, quien es abiertamente gay, protagonizará junto al recién llegado Niko Terho la película que cuenta la historia de un viaje por carretera teniendo como fondo la celebración  del Día de San Valentín, informa Deadline.

Borelli interpreta al personaje principal Sam, un hombre gay joven, guapo, divertido e inteligente que fue victima de terrible bullying después de salir del closet en su pequeña ciudad de Missouri. Tehro interpreta a Harry, de quien Sam esta enamorado, un chico le gusta ligar con muchos hombres diferentes, pero que secretamente anhela estabilidad.

Después de que  los detalles de la película fueron dados a conocer por la prensa, Borelli compartió en Twitter un video de él y Terho en el que dicen: "¡Chicos, estamos haciendo una comedia romántica!"


Por su parte,  Karamo Brown de Queer Eye protagonizará The Thing About Harry como un hombre gay "dominante y pretencioso" llamado Paul. Se le unen Britt Baron de Glow, quien interpreta al mejor amigo de Sam, y Peter Paige, un productor ejecutivo de la película que también interpreta al compañero de habitación de Sam. 


En una declaración conjunta a Deadline, los productores Paige, Greg Gugliotta y F.J. Denny dijeron que se han sentido honrados de hacer televisión con personajes protagónicos LGBT +.

"La verdadera igualdad solo se puede lograr cuando te ves reflejado en las películas, la música y las historias que pintan nuestra cultura".
"Como jóvenes homosexuales en los años 90, cada vez que se estrenaba una comedia romántica, veíamos cómo la protagonista se enamoraba e imaginábamos cómo sería si el chico le dijera todas esas cosas a otro chico. Siempre hemos querido hacer una película, una comedia descaradamente romántica, que los chicos queer no tendrían que traducir ".

martes, 12 de noviembre de 2019

La nueva versión de HIgh School Musical ahora si tiene un personaje abiertamente gay


13 años después del exitoso estreno del primer filme High School Musical en Disney Channel, se ha lanzado  a través del servicio de streaming  Disney +, una nueva serie de televisión que continúa y rinde homenaje al legado del icónico musical.

Si bien la película original presentaba un personaje que la mayoría de los espectadores asumieron que era gay (Ryan Evans encarnado por Lucas Grabeel), este nuevo programa marca la primera vez que la franquicia presenta a un personaje orgullosa y abiertamente  LGBTQ  a quien se le permite ser y decir quién es. Además, no de los personajes principales, Nini  tiene dos mamás. Para una empresa que ha sido muy criticada por su falta de diversidad en el pasado, es un gran momento.

"Estoy emocionado de que no estemos abordando esto en el último episodio, vamos desde el inicio", nos dice Frankie Rodriguez,quien interpreta al coreógrafo adolescente Carlos en la serie. "Y lo que me encanta es que su (homo) sexualidad no es el foco del personaje, ¿sabes? Creo que al permitir que el personaje sea abiertamente gay, en realidad agrega más capas y es como que... "Está bien, él es abiertamente gay, pero ¿cuáles son sus sueños? ¿Cuáles son sus objetivos? ¿Qué va a hacer para llegar allí? Se trata más de sus aspiraciones de vida que de su sexualidad ".

"Creo que el que Disney haga una apuesta como esta, es muy emocionante", agrega Rodríguez, quien ya recibió una veintena de mensajes positivos de jóvenes en Instagram que vieron el avance de la serie. "No puedo esperar a que [estos niños] realmente vean el espectáculo".

 Pueden ver el avance aquí

Frankie Rodriguez  que es un actor abiertamente gay, conoce el poder de la visibilidad de primera mano. Recordó haber visto el personaje adolescente gay de Justin Suárez (Mark Indelicato) en Ugly Betty de ABC, que fue "alucinante". "Pensé, 'Whoa, hay una réplica de mí allá afuera'".

Y aunque Rodríguez está dividido sobre la cuestión de si solo los actores LGBTQ deben desempeñar roles LGBTQ, también reconoce el valor que le hayan dado al personaje, algo que resuena con el mensaje auténtico de la serie. "Estoy muy contento de haber podido interpretar este papel porque pude aprovechar gran parte de mi experiencia real en la escuela secundaria aportando eso al personaje", dijo.

La revista Gay Times le hizo una entrevista respecto de como se siente al encarnar este personaje en una franquicia tan querida como High School Musical. Pueden leer la entrevista aquí

miércoles, 6 de noviembre de 2019

Robyn Crawford, la rumoreada amante de Whitney Houston,, confirma su relación


La mejor amiga de Whitney Houston ha confirmado su relación por primera vez.

La legendaria cantante fue seguida por rumores sobre su sexualidad a lo largo de su carrera, y muchos se centraron en su estrecha relación con su ex asistente personal y mejor amiga Robyn Crawford.

Ahora, mientras se prepara para lanzar su libro de memorias A Song For You: My Life With Whitney Houston, Robyn ha roto su silencio sobre los rumores de larga data. El libro estará la venta el próximo 12 de noviembre.

Robyn explicó a la revista People que siete años después de la trágica muerte de Whitney, sintió que finalmente era hora de hablar sobre su relación y dejar las cosas claras.

"Llegué al punto en que sentí la necesidad de defender nuestra amistad. Y sentí la urgencia de levantarme y compartir a la mujer detrás del increíble talento ”, dijo.

Las dos mujeres se conocieron en 1980 cuando eran consejeras en un campamento de verano en East Orange, Nueva Jersey y Robyn le dijo a Whitney: "Voy a cuidar de ti", antes de pasar las próximas dos décadas a su lado.

"Queríamos estar juntas, y eso solo significaba nosotros", dijo.

Según Robyn, el lado físico de la relación terminó en 1982 cuando Whitney firmó un contrato de grabación con Clive Davis en Arista.

"Ella dijo que ya no deberíamos continuar con los físico, porque haría nuestro viaje aún más difícil".

"Ella dijo que si las personas se enteraban de nosotras, usarían esto en nuestra contra, y en los años 80 así es como se sentía. [Entonces] lo mantuve en secreto. Encontré consuelo en mi silencio.

Robyn también dijo que recibieron presión de la familia para poner fin a la relación, incluso de la madre de Whitney, la cantante de gospel Cissy Houston, quien le dijo a Oprah en 2013 que "absolutamente" tendría un problema con que su hija fuera gay.

"Whitney me dijo que su madre dijo que no era natural que dos mujeres estuvieran tan cerca, pero estábamos así tan cerca", continuó Robyn.

“Nunca hablamos de etiquetas, como lesbianas o gays. Tratábamos de vivir nuestras vidas y esperábamos que siguiera así para siempre.

“Whitney sabía que la amaba y sé que ella me amaba. Realmente significábamos todo la una para la otra. Prometimos apoyarnos mutuamente”.

La relación de Whitney con Robyn formó gran parte del documental aclamado por la crítica de 2016 Whitney: ¿Puedo ser yo?

En esa película, la amiga y estilista de Whitney, Ellin Lavar, dijo: "No creo que fuera gay, creo que era bisexual. Robyn le proporcionó un lugar seguro ... en el que Whitney encontró seguridad y consuelo".

Robyn ahora vive con su pareja, la ejecutiva de una agencia de talentos Lisa Hintlemann, y sus dos hijos adoptivos.