lunes, 28 de mayo de 2012

En Buenos Aires, el matrimonio para todos ya está abierto a las parejas homosexuales extranjeras.

28 de mayo de 2012
 
Una medida impulsada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires habilita a los turistas extranjeros a contraer matrimonio  en la ciudad de Buenos Aires, lo que abre la posibilidad de que parejas homosexuales puedan contraer matrimonio en la capital de Argentina..

Los extranjeros podrán celebrar su boda dentro de los cinco días de solicitado al Registro Civil porteño con sólo precisar un domicilio real precario de referencia, señala la resolución.

"Este es un reconocimiento, por extensión, de los derechos de que disfrutan todos los ciudadanos argentinos a nuestros residentes transitorios", dijo el Vice-Ministro de Justicia de Buenos Aires, Javier Bujan al firmar de la resolución. "Los extranjeros (sin tener en cuenta su orientación sexual) que se encuentren en Argentina pueden casarse, sin que su nacionalidad sea un obstáculo".

De este modo, Buenos Aires agregará a sus atractivos turísticos esta opción, y se suma así a las decisiones de Santa Fe y Tierra del Fuego, que ya habían tomado una similar medida.

Para otorgar los turnos de matrimonio se admitirá como prueba de residencia transitoria la fotocopia certificada notarialmente del pasaporte y/o documento migratorio oficial, que deberá contener un domicilio de referencia en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y plazo de estadía mínima y/o permanencia.

Las parejas de turistas extranjeros que deseen casarse podrán hacerlo en el Registro Civil que les corresponda de acuerdo al domicilio transitorio que informen.

La ciudad de Rosario fue  la pionera en Argentina en permitir el matrimonio de turistas extranjeros del mismo sexo, al habilitar en marzo pasado la boda de los paraguayos Simón Cazal y Sergio López, quienes se encontraban de vacaciones en el país.

De los diez países en el mundo que han aprobado la igualdad en el matrimonio, sólo dos hasta ahora permiten el matrimonio de los no residentes: Argentina y Canadá. La diferencia es que Canadá solo permite la unión de parejas del mismo sexo en el caso de los nacionales de países con una legislación similar.