lunes, 19 de marzo de 2012

Activistas paraguayos se casan en Argentina por amor y para abrir un nuevo flanco en la batalla legal por conseguir la legalización del matrimonio igualitario en su país.

19 de marzo de 2012

Rosario se convertirá en la primera ciudad de América latina en celebrar un matrimonio igualitario entre extranjeros no residentes (turistas), cuando el próximo viernes 23  de marzo, a las 11, los ciudadanos paraguayos Simón Cazal y Sergio López den el “sí” en el Registro Civil del Distrito Centro.

Cazal y Lopez son reconocidos activistas que militan en la agrupación  "Somos Gay" de Paragauay. En la foto, tomada del Facebook de Simón Cazal se ve a los novios probandose la ropa que usaran el dia de su boda, un atuendo paraguayo típico con camisa de ao po'i, y fajas de Carapegua multicolor, según explican en Facebook.

El matrimonio servirá para abrir un nuevo flanco en la batalla legal por conseguir la legalización del matrimonio igualitario en Paraguay. “Es necesario que sea público porque de otra manera la gente sigue pensando que los gays y lesbianas no existimos. Si una pareja de extranjeros se casa en Argentina deja un precedente para el Paraguay”, señaló Simón Cazal a ABC Digital.

“Lo que se quiere es ajustar el marco legal del país para que se reconozcan nuestros derechos, y es un país del Mercosur el que va a aceptar nuestro matrimonio, y como hay un acuerdo en el bloque por lo que el Paraguay debe reconocer ese derecho. Hay un compromiso en armonizar la protección a sus ciudadanos. El Paraguay, le pese o no, va a tener que reconocer que en Argentina y Brasil hay gays que se casan”, indicó.

Cazal expresó que una vez que haya formalizado su boda, vendrá a Paraguay, donde recurrirá a todas las instancias para que el país reconozca su estado civil, e incluso dijo que llegaría a instancias internacionales para lograr su objetivo.

“Si el Paraguay no reconoce nuestro matrimonio, vamos a acudir a las instancias correspondientes. Si acá acortamos instancias y la Corte falla en contra, vamos a llevar a la Corte Interamericana y probablemente le vamos a ganar, como todos los casos, y el país va a tener que cambiar su ley para reconocer”, advirtió.