viernes, 23 de octubre de 2009

Protestas en Italia luego que Parlamento no aprobó ley contra crimenes de odio a pesar de aumento de violencia homofobica.

Pink News - Clarin - 23 de octubre de 2009

Varias demostraciones políticas, en la forma de intervenciones relampago, se realizaron en Roma el pasado fin de semana para llamar la atención sobre el aumento de los caos de violencia homofobica y la necesidda de leyes que protejan a los homosexuales contra los crimenes de odio.

Las protestas fueron convocadas luego que en el parlamento italiano, la mayoría berlusconiana con el apoyo de algunos parlamentarios disidentes, de los centristas católicos y el Vaticano votara contra un proyecto de ley que ponía entre los agravantes de un delito la homofobia, o sea "la discriminación sexual de la persona ofendida por el delito".

Según algunos de los parlamentarios esa ley era inconstitucional pues la defensa de los homosexuales se planteaba de en un modo que significaba discriminar a los "normales". Para otros, la ley habría protegido también a pedófilos, zoofílicos, necrófilos e incestuosos.

Mientras tanto, recrudecen los ataques homfóbicos : un joven gay fue golpeado recientemente en un club nocturno de la centrica Plaza Salvemini. Como resultado del ataque ha tenido que someyterse a cirujia de reconstruccion facial . Un hombre ha sido arrestado en relación al caso.

Previamente, dos estudiantes homosexuales menores fueron agredidos con gritos y golpes a la salida de la escuela secundaria en Canicattí, Sicilia. Los jóvenes lograron escapar y denunciar a los agresores a la policía. Los dirigentes de la Arcigay de Sicilia denunciaron "un clima creciente de intolerable homofobia".

Y, en el centro de Roma, Francesco y Massimo, una pareja de homosexuales que caminaba tomada de la mano, fue rodeada por seis jovencitos que la seguían en tres motocicletas. Al grito de "¡Viva el fascismo!" y haciendo el saludo romano de la dictadura de Mussolini, la banda golpeó con los cascos de motociclistas a los dos jóvenes. Los seis los patearon en el suelo. Ambos debieron ser hospitalizados pero ninguno de los agresores fue identificados por la policía.