lunes, 1 de agosto de 2011

A 10 años de vigencia de Union Civil en Alemania , el Alcalde de Berlín exige equiparar las parejas homosexuales con heterosexuales

01 de agosto de 2011

El alcalde-gobernador de Berlín, el socialdemócrata Klaus Wowereit, exigió hoy, diez años después de la aprobación en Alemania de la ley de uniones de hecho para parejas homosexuales, la equiparación de sus derechos con los de los matrimonios heterosexuales.

"El mundo ya es otro, pero todavía hay discriminación", declaró Wowereit, quien hace un decenio reconoció públicamente su homosexualidad y vive en pareja.

Según el alcalde, la lucha por la igualdad de las parejas homosexuales todavía no ha acabado.

"La igualdad tiene que llegar", dijo, al tiempo que exigió cambios legislativos en temas como la adopción, vetada a las parejas del mismo sexo.

Alemania dio luz verde el 1 de agosto de 2001 a la unión de hecho para las parejas homosexuales.

Actualmente hay inscritas en el país más de 23.000 parejas de hecho del mismo sexo, según datos de la Oficina Federal de Estadística.

También la ministra federal de Justicia, Sabine Leutheusser-Schnarrenberger, del Partido Liberal (FDP), en la coalición de gobierno, exigió este fin de semana la equiparación de las uniones de hecho del mismo sexo con los matrimonios heterosexuales.

Al mismo tiempo, matizó que "un mayor liberalismo en la sociedad sólo puede ser alcanzado con una argumentación perseverante".

El vicepresidente del grupo parlamentario de los cristianodemócratas, Günter Krings, respondió que la propuesta de la ministra de Justicia "carece de todo fundamento" y que "el tema no forma parte de la agenda de la coalición".

"Hay diferencias entre un matrimonio y una unión de hecho entre dos personas del mismo sexo que deben quedar reflejadas en la ley", agregó Krings en declaraciones al diario "Neue Osnabrücker Zeitung".

Por su parte, Stefan Müller, secretario de organización en el Parlamento (Bundestag) del grupo regional de los socialcristianos bávaros (CSU), el tercer socio de gobierno, señaló que "no se equiparará lo que no es igual".

"El Estado protege de forma especial el matrimonio -entre un hombre y una mujer- y la familia, porque la familia es el germen de nuestra sociedad", indicó.