viernes, 29 de julio de 2016

En Estados Unidos los demócratas se afirman como el partido de los y las LGBT de cara a las elecciones presidenciales de noviembre



El Partido Demócrata de los Estados Unidos votó el lunes pasado el programa "más pro-LGBT" en su historia y ha nominado oficialmente a Hillary Clinton como candidata presidencial.

El contraste entre los dos más grandes partidos de los Estados Unidos es sorprendente. Por un lado, el Partido Republicano adoptó la semana pasada, un programa ("plataforma") decididamente retrógrada, reafirmando su oposición al matrimonio entre dos personas del mismo sexo y legitimó sin nombrarlas las "terapias de conversión". Por otro lado, el Partido Demócrata, que nominó candidata presidencial a Hillary Clinton Martes el 26 de julio en su convención, se compromete a luchar contra la violencia hacia las personas transgénero y a reforzar las leyes que protegen a las personas LGBT. "Es interesante que en el año 2008, lo referido a los LGBT era un tema del que nadie quería hablar. Políticamente, no había ventajas en hablar. al respecto Eso ha cambiado hoy en día", resumió, Timothy Stewart-Winter, profesor asistente en la Universidad de Rutgers en Newark  especializado en temas de género.



"Los derechos LGBT son derechos humanos"

Las "plataformas" no son textos vinculantes, pero "envían una señal política", continúa el experto. El texto se adoptó formalmente el lunes por todos los delegados demócratas que se reunieron en Filadelfia hasta el jueves para investir a Hillary Clinton. El documento recuerda que "todavía hay trabajo por hacer" en el ámbito de la igualdad LGBT a pesar del reconocimiento del matrimonio homosexual por el Tribunal Supremo el año pasado. Y enumera las diversas áreas en las que el partido tiene la intención de "luchar", como la asistencia a las y los jóvenes LGBT sin hogar y el acceso a la atención médica para las personas LGBT mayores. Los demócratas también se comprometen a "poner fin a la crisis de la violencia contra las personas transgénero" y oponerse a los Estados que pasen "leyes para limitar el acceso a los lugares públicos." En referencia a las "bathroom bills ("leyes de baño") aprobadas por varios estados para exigir que las personas trans a usen el baño de acuerdo a su sexo biológico. "Los demócratas creen que los derechos LGBT son derechos humanos", es la conclusión que podemos sacar.

Los demócratas han evolucionado rápidamente en los temas LGBT

Las asociaciones LGBT y la prensa estadounidenses presentaron el programa como "el más pro-LGBT en la historia del partido", evidencia de la rápida evolución de los demócratas sobre el tema. 

De hecho, en 1972, en la primera elección después de los disturbios de Stonewall, el Partido Demócrata no había aceptado la igualdad de los homosexuales en el programa adoptado este año. Y no fue hasta las elecciones de 2012 que el matrimonio homosexual fue registrado en el manifiesto. 

"La opinión pública ha evolucionado y el partido la ha seguido. Los demócratas se han vuelto más alineados con las preocupaciones de los LGBT que los republicanos. Mientras que Donald Trump es una figura interesante, más abierto que algunos republicanos sobre el tema LGBT, es la derecha cristiana la que ha tenido el control sobre el contenido del programa republicano" analiza Timothy Stewart-Winter. "Con su programa, los demócratas serán capaz de reunir a los y las activistas LGBT detrás de ellos y Hillary Clinton".

Pueden leer más (en inglés) sobre las posiciones de Clinton y Trump en referencia a los temas LGBT aquí

Y aquí el discurso integro de Hillary Clinton EN ESPAÑOL.