sábado, 10 de septiembre de 2016

La desigualdad sigue siendo "la norma" en Hollywood para LGBT, mujeres y minorías.



A pesar de la atención generalizada sobre la diversidad en la industria del cine, un nuevo estudio revela que poco está cambiando en Hollywood para las mujeres, las minorías, las personas LGBT y otros que siguen  encontrándose en en el margen de una industria donde los investigadores dicen que la desigualdad es "la norma".

Un informe que publicada el pasado miércoles por la Iniciativa de Medios de comunicación, Diversidad y Cambio Social en la Universidad de la Escuela de Comunicación y Periodismo  de la Universidad de California del Sur (USC) en Annenberg  ofrece un crudo retrato del débil o inexistente progreso que hay en  Hollywood  en lo que respecta a la erradicación de lo que los investigadores llaman problemas "generalizados y sistemáticos" en la inclusión  delante y detrás de las cámaras.


Desde 2007, la USC ha analizado la composición demográfica de los actores, directores, escritores y otros integrantes de la industria en las 100 películas más populares de todos los años. Su última adición añade datos sobre las películas más populares de 2015, pero se encuentran pocos cambios.

Este trabajo de investigación, liderado por la profesora Stacy L. Smith , examinó 800 películas de 2007 a 2015, con la excepción de 2011, y analizó 35.205 personajes con diálogo o nombre en cuanto a su género, etnia, orientación sexual y discapacidades.

“Aunque las voces que demandan cambios se han intensificado en número y volumen, hay pocas evidencias de que esto haya transformado las películas que vemos y la gente que se contrata para hacerlas. Nuestro informe demuestra que los problemas (de Hollywood) son sistémicos y generalizados”, dijo la profesora Stacy L. Smith en la nota que desveló las principales claves de la investigación.

El estudio concluyó que sólo el 31,4 % de los roles analizados en las cien películas más taquilleras de 2015 fueron de mujeres, un porcentaje que se ha mantenido prácticamente estable con picos en 2014 (28,1 %) y 2008 y 2009 (32,8 % en ambos años).

Asimismo, el 32 % de esos filmes tuvieron a una mujer como protagonista o coprotagonista.

Por otro lado, sólo el 12 % de las 800 películas analizadas entre 2007 y 2015 presentó un reparto equilibrado de hombres y mujeres.

En cuanto a los 1,365 directores, guionistas y productores de los cien largometrajes más taquilleros de 2015, el 81 % fueron hombres y tan sólo el 19% mujeres.

Teniendo en cuenta sólo a los cineastas, el 7,5 % de los 107 realizadores de 2015 fueron mujeres, mientras que si se amplía el enfoque al periodo 2007-2015 la cuota de realizadoras cae hasta el 4,1 %.

En otro sentido, el 73,7 % de los personajes de las películas analizadas del año pasado fueron blancos frente al 26,3 % del resto de razas o etnias, entre los que destacaron el 12,2 % de negros, el 5,3 % de latinos y el 3,9 % de asiáticos.

Asimismo, 49 de las 100 películas con más ingresos de 2015 no incluyeron a un personaje de origen asiático y 17 de ellas no contaron con ningún rol de una persona negra.

Las cifras resultan aún más contundentes respecto a la representación de la diversidad sexual ya que en ninguno de los cien largometrajes más exitosos de 2015 figuró como protagonista un personaje de la comunidad LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y transexuales). 

El 82 % de esas películas no presentaron ningún rol de una persona LGBT con diálogo o nombre. Menos de 1 % de los personajes en las películas fueron LGBT.

Por último, del total de personajes de las cintas de 2015, tan sólo el 2,4 % mostraban alguna discapacidad