jueves, 24 de marzo de 2011

Apoyo sin precedentes para la Declaración sobre Orientación Sexual e Identidad de Género aunque Perú no la firmó.

24 de marzo de 2011 Por Tamara Adrian / DiariodeLimaGay

En lo que puede describirse como un impresionante progreso a favor de los principios de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el pasado martes , en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDHNU) en Ginebra, Colombia presentó una Declaración Conjunta durante el Debate General (Punto 8 de la orden del día – Seguimiento e implementación de la Declaración de Viena y el Programa de Acción) en la que se hizo un llamado a los Estados a poner alto a la violencia, las sanciones penales y aquellas violaciones de derechos humanos relacionadas, basadas en la orientación sexual y la identidad de género de las personas y en la que además, se instó al Consejo de Derechos Humanos a atender estas importantes cuestiones de derechos humanos. La declaración fue entregada en nombre de un grupo grande de 85 Estados de todas las regiones del mundo.

La declaración contó con el apoyo del más numeroso grupo de países que haya mostrado su respaldo el tema de la orientación sexual, la identidad de género y los derechos humanos. El Perú no firmó y junto a Guyana fueron los dos únicos países sudamericanos que no lo hicieron. En Guyana la homosexualidad está penada con cárcel.

Esta declaración se fundamenta en una similar entregada por Noruega ante el Consejo de Derechos Humanos en 2006 (en nombre de 54 Estados) y en otra declaración conjunta entregada por Argentina en la Asamblea General, en 2008 (en nombre de 66 Estados). Está claro que cada vez que se abordan estas cuestiones hay un aumento en el apoyo por parte de los Estados.

Durante el mismo debate general, en una intervención entregada por Nigeria y en nombre del Grupo Africano, se reafirmó el punto crítico de que las "leyes que penalizan la orientación sexual deberían ser abrogadas". Otros Estados Miembros y entidades de la ONU, por ejemplo, la Federación Rusa y la Santa Sede, también se pronunciaron en contra de la violencia y la discriminación basadas en la orientación sexual de las personas.

Sudáfrica, Estado signatario de la declaración conjunta, subrayó en una intervención aparte que la orientación sexual no es una cuestión nueva para ese país, e hizo un llamado a realizar un proceso intergubernamental para asegurar un diálogo abierto sobre esta cuestión.

Los Estados signatarios de la declaración conjunta presentada ante el Consejo de Derechos Humanos son: Albania, Andorra, Argentina, Armenia, Australia, Austria, Bélgica, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Canadá, República Centroafricana, Chile, Colombia, Costa Rica, Croacia, Cuba, Chipre, República Checa, Dinamarca, Dominica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Estonia, Fiyi, Finlandia, Francia, Georgia, Alemania, Grecia, Guatemala, Honduras, Hungría, Islandia, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Islas Marshall, México, Micronesia, Mónaco, Mongolia, Montenegro, Nauru, Nepal, Países Bajos, Nueva Zelanda, Nicaragua, Noruega, Palaos, Panamá, Paraguay, Polonia, Portugal, Rumania, Ruanda, Samoa, San Marino, Serbia, Seychelles, Sierra Leona, Eslovaquia, Eslovenia, Sudáfrica, España, Suecia, Suiza, Tailandia, Timor Oriental, Tuvalu, Ucrania, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Estados Unidos, Uruguay, Vanuatu, Venezuela, y la Antigua República Yugoslava de Macedonia.