viernes, 13 de julio de 2012

Presidente de Chile promulgó Ley Antidiscriminación que fue posible tras el cruel asesinato de Daniel Zamudio.

13 de julio de 2012

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, promulgó ayer jueves la Ley Antidiscriminación, conocida como "Ley Zamudio", que había estado paralizada siete años en el Congreso de ese país y que ha salido adelante, según ha explicado el mandatario, por el "cruel asesinato" de Daniel Zamudio, un joven homosexual.

El pasado 3 de marzo, Zamudio, de 24 años de edad, recibió en un parque de la capital chilena una brutal paliza de un grupo de neonazis, al parecer, por su orientación sexual, que le dejó 25 días postrado en la cama de un hospital y que finalmente le provocó la muerte.

"Gracias al sacrificio de Daniel hoy tenemos una nueva ley que ayudará a construir un Chile más libre, más humano, más tolerante y acogedor, ya que vivimos en un país que muchas veces no ha tenido la suficiente voluntad para hacer respetar los derechos fundamentales", ha dicho Piñera.

"No podemos olvidar que, tras la muerte de Daniel, que murió precisamente por la discriminación, la sociedad chilena es mucho más consciente de los perjuicios que la discriminación causa en quienes la sufren y está mucho menos dispuesta a ignorar o guardar silencio frente a estos hechos", ha recordado.

La ministra de Bienes Nacionales, Catalina Parot, ha aportado su testimonio, denunciando la discriminación que ha sufrido por su poliomelitis. "A mi también me ha costado, no ha sido fácil", ha confesado, al tiempo que ha agradecido a Piñera la oportunidad que le ha brindado. "A pesar se mi discapacidad me llamó para formar parte de su Gobierno", ha valorado.

Piñera ha presentado la norma en una ceremonia celebrada en La Moneda --el palacio de Gobierno-- en la que han estado presentes los padres del joven asesinado y representantes de diversas organizaciones sociales, entre ellas indígenas, según informa el diario 'El Mercurio'.

El presidente ha destacado los principales puntos de la ley, entre ellos la definición de 'discriminación arbitraria', como "toda distinción, exclusión o restricción que carezca de justificación razonable, efectuada contra cualquier persona por motivos de raza, etnia, nacionalidad, sexo, orientación sexual, religión o creencia, ideología u opinión política, apariencia, enfermedad o discapacidad, entre otros".

Piñera ha explicado que gracias a la definición de dicho concepto, que hasta ahora no existía en la legislación chilena, ha sido posible permitir que las víctimas soliciten medidas reparadoras y aprobar sanciones --multas que van desde los 183.000 hasta el millón de pesos (desde lo 303 a los 1.659 euros)-- para castigar este comportamiento.

Además, a partir de ahora, cuando la discriminación actúe en la comisión de delitos será considerada como un agravante de la sanción a aplicar en función del marco penal.
Tras el asesinato de Zamudio, la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos había  instado al Gobierno chileno a adoptar una ley contra la discriminación que aumentara las penas por crímenes por orientación sexual y género.