lunes, 16 de marzo de 2020

Una breve historia de la pasividad gay


Así es como ser un gay pasivo pasó de una simple preferencia durante el sexo anal a un conjunto completamente nuevo de significantes culturales (incluida Lana Del Rey).

Traducción de A Brief History of Bottoming Por James Greig publicada en Vice


Usa sudaderas extragrandes que le cubran manos. Escucha a Lana del Rey en vinilo mientras se ducha para un chico que no lo merece. Su teléfono siempre muere. Es confundido con una mujer cuando habla por teléfono. Quiere que alguien venga a rescatarlo. Según personas en Twitter, estos atributos alternativamente deprimentes y banales constituyen la "cultura del pasivo".

"Pasivo" (la persona que desempeña el papel receptivo durante el sexo gay) nunca ha sido más fuerte como categoría de identidad de lo que es hoy. Pero, ¿en qué consiste realmente esta identidad? Si los chistes en línea sirven para darnos una idea, hay una vena de tristeza en el fondo, una capacidad ilimitada de abyección. A veces, la cultura del pasivo es solo la situación hiperespecífica de la persona que hace la broma: "la cultura del pasivo está llorándole a Kim Petras porque un hombre que se ha rebautizado exitosamente a sí mismo como unas pocas muescas más masculinas que tú (a pesar del hecho de que también fue intimidadas en la escuela por ser gay) ignoró la patética nota de voz que le enviaste ocho horas antes", por ejemplo.

A veces, la cultura de pasivo es una broma sobre la comida picante y / o el hecho de que las personas excretan heces de sus anos. Contrariamente al estereotipo de que todos los hombres homosexuales son sofisticados urbanos con una tendencia a desencadenar epigramas sobre la naturaleza engañosa de las apariencias, el humor gay en la actualidad se compone principalmente de bromas sobre la diarrea inducida por burritos.

Esta idea del "pasivo" como una categoría de identidad completa es, en su mayor parte, una broma, por lo que es tan divertido intercambiar la palabra "mujer" por "pasivo" en frases famosas. "Los pasivos con buen comportamiento rara vez hacen historia". "Uno no nace, sino que se convierte en un pasivo". "Si quieres que se diga algo, pídeselo a un activo; si quieres que se haga algo, pídeselo a un pasivo". "Un pasivo sin un activo es como un pez sin bicicleta". Hacer esto es divertido (¡lo es!) Precisamente porque es estúpido: la comparación no se alinea y los pasivos no están oprimidos de la misma manera que las mujeres. Pero también hay algo satisfactorio en habitar cualquier identidad; si tal identidad es "real" o no, no viene al caso.

Entonces, ¿cómo llegamos a un lugar donde ser un "pasivo" no se refiere solo a una preferencia por ser la pareja pasiva durante el sexo anal, y viene con un conjunto completo de significantes culturales? Es bastante complicado, dado que la sodomía ha existido de una forma u otra desde tiempos inmemoriales (lo que sugiere que es un comportamiento humano "natural" ... @ los homófobos). También siempre ha habido un cierto nivel de estigma asociado a ser la persona a la que follan, lo que tiene sentido dado lo misógina que ha sido la historia de la civilización.

"La vergüenza siempre ha estado ahí, para ser honesto, desde la época de los griegos, cuando el papel del pasivo siempre lo asumía un niño o un esclavo y, como tal, no un ciudadano", dice el Dr. Jonathan Kemp, autor de The Penetrated Male, un estudio literario e histórico sobre la pasividad. "Para los antiguos griegos, ser ciudadano significaba ser un líder y si un hombre adulto persistía en ser follado era considerado no apto para su papel cívico".

Cuando dos hombres de la misma clase social en la antigua Grecia follaban, el sexo que tenían era más probable que fuera intercrural (sexo entre los muslos). Hasta el día de hoy, todavía se ven hombres homosexuales como Stephen Fry, supuestamente "burlandose" de homófobos al insistir en que, en realidad, no tenemos mucho sexo anal y que el intercrural es más popular. Esto es estúpido: los hombres homosexuales tienen una cantidad excesiva de sexo anal y no deberíamos pretender apaciguar a las personas que lo consideran desagradable, porque probablemente no les va a parecer mas agradable  pensar en ti metiendo tu polla entre los lubricados muslos de alguien. Por lo tanto, el término bottom shaming (deshonrar la pasividad) puede parecer inventado por un gay mediático de Brooklyn con un podcast sobre temas queer llamado The Tea Spill, pero en cierta medida es un fenómeno real que ha ocurrido a lo largo de la historia y que se puede observar hoy.

La genealogía del estereotipo del "pasivo femenino", sin embargo, es un poco complicada por el hecho de que no fue hasta el juicio del "célebre pedófilo" Oscar Wilde que comenzamos a ver una fusión generalizada de la homosexualidad y la feminidad (según e teórico queer Alan Sinfield en su libro The Wilde Century: Effeminacy, Oscar Wilde and the Queer Moment.) Antes de que Wilde fuera encarcelado, un hombre "afeminado" era alguien que era básicamente demasiado heterosexual, un macho cabrío que pasó tanto tiempo persiguiendo traseros que  terminó adoptando los gestos de las mujeres que él deseaba. (Puede ser testigo de una lógica similar en cada boleta de calificaciones de la escuela que recibí en la que se me regañaba a mi, un chico gay con un grupo de amistad  totalmente femenino, por "pasar demasiado tiempo coqueteando con las damas").

Del mismo modo, en el siglo XVIII podrías ser un dandy retozando por Londres en busca de jóvensitos georgianos y, mientras fueras el activo, no serías considerado "gay": la identidad no existía. La sodomía estaba mal vista, claro, pero también cualquier otra forma de sexo que no fuera el sexo  heterosexual entre un esposo y una esposa en la pose del misionero. La homosexualidad fue vista como un mal comportamiento en lugar de una mala identidad.

Hoy, Oscar Wilde sigue siendo un ícono de afeminamiento homosexual, y sin embargo, los estudiosos de Wilde creen que él era el activo durante el sexo (dicho esto, ¡era sexo intercrural no anal - aburrido!) En el otro extremo del espectro, está Jean Genet, un hombre que era bastante masculino y, sin embargo, capaz de ser un esclavo tan sumiso que escribió un libro completo llamado Ritos funerarios sobre cómo los nazis lo dominaron (también pasó tiempo con las Panteras Negras y la Revolución Palestina). No se apresure a cancelarlo).

"Genet escribe que es falso creer que "un hombre que se folla a otro hombre esdios veces un hombre", me dice el Dr. Kemp. “Para él, ninguna posición es garantía de virilidad o masculinidad. El desempeño del género siempre es inestable, siempre está a punto de desmoronarse".

Los términos "pasivo" y "activo" adquirieron un nuevo significado durante los años setenta y ochenta. "Estas categorías se afianzaron particularmente durante y después de la crisis del SIDA cuando había ansiedad por ciertas prácticas que eran más riesgosas", dice Ben Weil, un candidato a doctorado que investiga el activismo de los donantes de sangre y la política de VIH / SIDA. “En particular, ser pasivo se consideró una práctica mucho más arriesgada que ser activo. Muchas personas rechazaron la pasividad por completo para identificarse como activos y, por lo tanto, estar relativamente más seguros durante la crisis. El resultado lógico de esto es que había personas que se identificaban como pasivos como contrapunto. Entonces, ese tipo de discurso sobre el riesgo de VIH / SIDA realmente ayudó a cristalizar pasivos y activos como categorías de identidad".

Además, el Dr. Kemp cree que textos como el seminal de Edmund White, The Joy of Gay Sex (1977) comenzaron a conectar el ser pasivo con cualidades más allá del sexo en sí, como "querer ser atendido". Esta era también vio el comienzo de la semiótica gay basada en la vestimenta, como usar un arete en el lado izquierdo para indicar que eras pasivo, o un pañuelo rojo en el lado derecho para indicar que te gustaba el fisting. Es difícil exagerar qué cambio tan extraordinario es que ahora puedes escribir todo esto directamente en un perfil de Grindr. Uno pensaría que sería redundante si hubiera señales visuales adicionales o marcadores culturales para indicar que eres pasivo, pero  este no ha sido el caso en absoluto.

Hoy, el "pasivo" como categoría de identidad se ha cristalizado aún más, tanto a través de las redes sociales como de las aplicaciones de citas. "En las redes sociales hay un impulso hacia la identidad y la marca que va mucho más allá de la pasividad pero la incluye ", dice Sean, un hombre gay de 24 años que vive en Londres. "La gente está rmás interesado en encontrar formas de entender cómo vivir dentro de un apodo ". Lo interesante es la posibilidad de que esta identidad cultural pueda existir separada del acto de ser realmente penetrado. "Ser pasivo sin ser penetrado definitivamente es un tema", dice Sean. "Ya sea que te follen o no,la idea de la cultura del pasivo uede leerse como un intento de sacar a la superficie algunas de las cosas que son considerados como las más abyectas y vergonzosas de ser gay". Me inclinaría a estar de acuerdo con esto y, por aburrido y repetitivo que sea el humor más relacionado con el pasivo, sigo pensando que, en general, es un bueno  que exista.

Si bien el estereotipo del pasivo afeminado aún puede reinar supremo, ciertos supuestos bien establecidos sobre nuestras posiciones sexuales preferidas comienzan a ser cuestionadas. Podemos ver esto a través de emergentes categorías como "blouse" (una activo afeminado) o "power bottom" (alguien que toma el papel pasivo durante sexo anal pero de manera asertiva, quizás incluso dominante). El Dr. Kemp describe el último término como "Refutar la idea de que ser penetrado es de alguna manera castrante o afeminante". Lo cual es bastante justo con la advertencia crucial de que a veces ser penetrado es como una emasculación, ¡y eso es algo genial!
Tal vez algún día podamos hablar sobre la pasividad con más matices y menos cliché que ahora,sin trasplantar perezosamente la dinámica heterosexual, sin hacer tantas bromas sobre las deposiciones.
Hasta ese momento, la esperanza es algo peligroso para un pasivo como yo ... pero la tengo.

@jamesdgreig

1 comentario:

Anónimo dijo...

+51 922318389
+51 990088323