miércoles, 30 de noviembre de 2016

Presentaron al Congreso proyecto de Unión Civil entre personas del mismo sexo


Los congresistas de Peruanos por el Kambio Carlos Bruce y Alberto de Belaunde presentaron, con el respaldo de su bancada, un nuevo proyecto de ley para crear la unión civil no matrimonial entre personas del mismo sexo. El texto lleva también las firmas de los y las congresistas Gino Costa Santolalla, Mercedes Aráoz Fernández, Sergio Dávila Vizcarra, Vicente Zeballos Salinas, Ana Choquehuanca de Villanueva, Guido Lombardi Elías, Janet Sánchez Alva yJuan Sheput Moore.

El nuevo proyecto es una adaptación del anterior que fue archivado por las comisiones de Justicia y Constitución en la anterior legislatura y tampoco contempla “la adopción de niños”.

“La Unión Civil es una relación de convivencia que conforman de manera voluntaria y estable dos personas del mismo sexo para compartir una vida de pareja que genera derechos y obligaciones reconocidos en la presente ley”, señala el texto.

Carlos Bruce señaló argumentó que uno de los cambios realizados al proyecto es la no obligatoriedad de consignar en el Documento Nacional de Identidad (DNI) el estado civil, para así evitar la discriminación.

Durante la campaña el presidente Pedro Pablo Kuczynski se mostró a favor de la Unión Civil, propuesta que  fue incluida en el plan de gobierno que presentó. También cuenta con el apoyo de la Defensoría del Pueblo y el Ministerio Público.

“Consideramos que este proyecto es un avance hacia el reconocimiento y garantía de derechos de un conjunto de ciudadanos y ciudadanas de este país, a quienes, de manera sistemática, el Estado le ha negado la posibilidad de una vida digna y en igualdad ante la Ley. Sin embargo, se le deben de hacer mejoras, como poder modificar el estado civil en el DNI”, sostuvo el presidente del MHOL, Crissthian Olivera Fuentes en una nota de prensa.

Por su parte Gio Infante escribió en su blog " El proyecto es técnicamente bueno, qué duda cabe, pero políticamente es conservador. Bajar la valla al reconocimiento simbólico de nuestros derechos no tiene ningún sentido, en especial frente a un Congreso que no parece tener ninguna intención de avanzar en el reconocimiento de nuestra condición humana y ciudadana. Aún están a tiempo de enmendarlo".