lunes, 15 de agosto de 2016

Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá, explica lo que le motiva a defender los temas LGBT y de lo que esta haciendo desde el gobierno.


Para muchos canadienses, se llama simplemente "Justin" y su reputación de ser aliado de las personas LGBT ya supera con creces los límites de su país. El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, entró en la historia este domingo al convertirse en el primer líder del gobierno canadiense en marchar en el desfile del orgullo de Montreal, después de haberlo hecho también en Toronto y Vancouver.


En una entrevista exclusiva con la web francesa TETU, el primer ministro Justin Trudeau explica lo que le motiva para defender los temas LGBT  y de todo el camino que queda por recorrer en Canadá, Francia y en otros lugares.

Usted ha participado el orgullo de Montreal por primera vez desde su elección como primer ministro en octubre. ¿Es diferente este año? ¿Por qué es importante que usted esté presente de nuevo este año?

El Orgullo, que es parte de mis veranos. Durante años he participado en el orgullo de Montreal, para hacer hincapié en cuan importantes son las cuestiones de respeto de los derechos de la comunidad LGBT, la apertura, el orgullo de la comunidad, y  también su integración en la vida de todos los canadienses. Cada año la gente me pregunta: "¿Sigue siendo importante que los políticos vengan al desfile?" Pero, con eventos como la tragedia de Orlando, hay que admitir que hay que seguir viniendo. Todavía hay demasiados jóvenes de la comunidad que son acosados, la intimidación que viven en la escuela secundaria , por ejemplo. Es algo de lo que tenemos que hablar.

¿Por qué cree que tan pocos jefes de estado participan en las actividades del orgullo, a diferencia de Usted?

Creo que eso se puede explicar porque soy parte de una nueva generación [Trudeau tiene 44 años] Usted sabe, yo soy un representante de mi generación,  de los valores de respeto y apertura que nosotros tenemos. Puede que sea uno de los primeros, pero no será por mucho tiempo. Otros líderes de los gobiernos de muchos países harán lo mismo en los próximos años, estoy seguro.



Desde su elección como Parlamentario hace siete años, ha sido muy explícito en su apoyo a la comunidad LGBT. ¿Por qué elegir esta causa? ¿Cómo llegó a ser tan pro-gay?

Para mí es una causa muy importante. Yo milito por la diversidad, la apertura, la aceptación en todos los niveles. La comunidad LGBT ha sufrido tanto durante años. Sus miembros estaban sufriendo debido a su identidad, tenían que pretender lo que nos son, fingir. Hoy en día, hablamos de tolerancia. Pero no es sólo tolerar! Tolerar es simplemente admitir que la gente pueda existir, siempre y cuando no venga a molestarnos. Hoy en día, tenemos que aceptar, amar y estar orgullosos! Vivir en el armario, en Canadá, sigue siendo una realidad. Pero me gusta pensar que los ciudadanos están cada vez más indiferente con respecto a la orientación sexual de sus representantes elegidos y de las personas que los rodean. Hemos llegado a un punto en el que, en nuestra sociedad, las personas pueden estar cómodas con lo que son.

En términos de la política canadiense, ¿cuáles son los desafíos LGBT que son su prioridad?

Todavía hay demasiados problemas de acoso (bullying) a los jóvenes, en las escuelas, y en algunas comunidades culturales más tradicionales. También hay una gran cantidad de trabajo por hacer en el lado de los derechos de las personas trans, y es por eso que nuestro gobierno introdujo un proyecto de ley para este efecto [el proyecto de ley C-16, introducido en mayo, debe modificar la Ley canadiense en lo que se refiere a los derechos de las personas incluyendo la prohibición de toda discriminación contra las personas trans. El Código Penal también será modificado de manera que la evidencia que demuestra que un delito fue motivado por el prejuicio, perjuicio o de odio por identidad de género o expresión de género se considere ahora como circunstancias agravantes]. Esta ley ofrecerá protecciones concretas para la comunidad trans. Esta progresión de los derechos LGBT, que se inició en Canadá hace casi cincuenta años con mi padre (Pierre Elliott Trudeau, primer ministro de 1968 a 1979 y de 1980 a 1984) debe continuar en todos los niveles.

¿ Y la donación de sangre entre los hombres homosexuales? Su gobierno recientemente redujo de cinco a un año de abstinencia el tiempo necesario para donar sangre, pero esta medida fue muy criticada en la comunidad.

 No estoy satisfecho con la situación actual con respecto a la donación de sangre por personas homosexuales. Sea 1 ó 5 años, no cambia mucho para la mayoría de la gente: no pueden donar sangre. Es por ello que hemos invertido tres millones de dólares para que la selección de los donantes de sangre se realise mediante la identificación de los comportamientos de riesgo en lugar de la identidad u orientación sexual. Es lo que pasará en los meses y años venideros.

Y a nivel internacional, ¿cuáles son los temas que le preocupan?

En demasiados países, todavía es ilegal ser gay y a veces castiga con la muerte. Esto es simplemente inaceptable, y la promoción de los derechos LGBT es parte de los valores que Canadá necesita promover en el mundo. Cuando asistí a la cumbre de la Commonwealth [la mancomunidad Británica de Naciones], hablé de los derechos LGBT con todos los Jefes de Estado de África  que son mucho menos progresistas en ese nivel. Vamos a seguir con enfatizando, hablando, empujando, presionando a la comunidad internacional a reconocer los derechos de las personas LGBT. Como tal, he pedido a nuestros diplomáticos que tomen un papel de primer plano a la promoción de estos temas, no sólo frente a los gobiernos, sino directamente con la población, con las redes sociales en sus actividades con la sociedad civil. Canadá puede y debe desempeñar un papel activo en la defensa de los derechos LGBT a nivel internacional.