martes, 7 de junio de 2016

Singapur mostró su apoyo a los derechos LGBT con la 8ª edición del Pink Dot



El pasado sábado 4 de junio Singapur fue anfitrión, una vez más de la celebración del Pink Dot o Punto Rosa, uno de los encuentros más importantes de la región en favor de los derechos LGBT.

Globos, camisetas, merchandising y  accesorios, una verdadera ola de color rosa que se extendió sobre el césped del parque Hong Lim la tarde del sábado.

Como todos los años, miles de manifestantes se reunieron para formar un "punto" rosa gigante - a partir de la mezcla del rojo y blanco, los colores de la bandera de Singapur - alrededor de esquina de los oradores en el Parque Hong Lim y así mostrar su compromiso con la diversidad y la tolerancia, resumidas en la consigna "Libertad de amar".

Inaugurado en 2009 por la comunidad LGBT en Singapur, el evento ha atraído a más y más participantes cada año hasta convertirse en uno de los eventos LGBT más grandes de la región. En junio de 2015, fueron más de 28 000 personas usando el color rosa para exigir la igualdad de derechos para lesbianas, gays, bisexuales y trans.

En esta ciudad-estado ubicada en el extremo sur de Malasia, la lista de derechos que exigir es larga y se da en varios frentes. De hecho, las uniones del mismo sexo no son reconocidas, ni las familias homoparentales, y el sexo entre hombres está todavía tipificado como delito en el Código Penal. Por otra parte, los canales de TV y radio  tienen prohibido hacer "promoción o idealización del estilo de vida homosexual".


En la edición de este año se rindió homenaje especialmente a los "héroes cotidianos" héroes que día a día que tienen el valor de amar a pesar de este clima hostil a los patrones distintos de la heterosexualidad. Esta es también la razón por la que los organizadores quisieron dar un papel más activo a los participantes.

Así que en lugar de girar linternas de color rosa como todos los años, se invitó a los asistentes a escribir mensajes en grandes carteles de color rosa, que luego puestos juntos. Una portavoz de la iniciativa Paerin Choa explica la intención de centrarse en el discurso de los individuos en lugar de su número:

"El Parque Hong Lim ya ha excedido su capacidad. Así que en lugar de centrarnos en los números, decidimos centrarnos en los mensajes personales a los singapurenses y residentes permanentes, lo que es un gran éxito.
Esperamos con impaciencia el día en que todo el mundo en Singapur comprenderá y celebrará el hecho de que la libertad de amar es un derecho fundamental del hombre, que no debe ser negado a nadie".

Los festejos comenzaron a las 15 h y culminaron con una serie de conciertos gratuitos a partir de las 17h. Más de una veintena de asociaciones LGTB o LGBT-friendly tomaron parte, dando un carácter militante en este evento festivo y alegre.

Este año, el evento también estableció un récord al duplicar el número de sus patrocinadores. Nombres como Facebook, Apple y Microsoft se añadieron a Google, Barclays, y otros, para apoyar esta gran iniciativa.

Veamos el video de cómo se desarrolló: