miércoles, 8 de junio de 2016

Presidente de México y su partido reciben "castigo" en las urnas por apoyar el Matrimonio Igualitario.


Agencias

El Presidente de México ha sufrido una derrota considerable en las urnas después de anunciar medidas para reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo en todo el país.

México ha sido testigo de una serie de batallas legales sobre el matrimonio del mismo sexo en las cortes de los diversos estados que lo integran. El Tribunal Supremo federal el año pasado dictaminó que era inconstitucional  prohibir a las parejas LGBT el derecho al matrimonio, lo que obliga a todos los estados mexicanos a reconocer los matrimonios del mismo sexo.

El mes pasado, el líder del país, Enrique Peña Nieto anunció que iba a llevar a cabo reformas para codificar en la ley  nacional "el derecho a contraer matrimonio sin discriminación alguna".

Al anunciar la medida en Twitter en el Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia, dijo: "Firmé iniciativas de reforma para impulsar que el  #MatrimonioIgualitario esté consagrado en la Constitución y el Código Civil Federal".

Sin embargo, su acción ha provocado una fuerte reacción de los católica del país que hacen lobby por los 'valores tradicionales', y el partido de Nieto está siendo castigado en las elecciones locales esta semana.

El PRI, el partido del presidente, parece haber perdido siete elecciones de Gobernador con ganancias para los conservadores- una señal de advertencia antes de las elecciones presidenciales en 2018.

Aunque el presidente no es popular por muchas razones (la violencia del crimen organizado, la corrupción generalizada), más de un millar de grupos conservadores religiosos y sociales han fundado una coalición conocida como el Frente Nacional de la Familia, que parece haber contribuido al resultado desfavorable para el PRI en la urnas.

El presidente del Consejo Mexicano para la Familia, Juan Dabdoub Giacomán, dijo a la agencia de noticias católica que el resultado mostró un claro "voto de castigo ... para oponerse a la decisión del presidente Peña Nieto de regularizar los llamados 'matrimonios' y adopción homosexuales".


Y agregó: "La parte más importante fue que en menos de tres semanas se creó una organización que fue capaz de movilizar a todo un país en contra de una iniciativa del presidente para atacar a la familia, pidiendo un voto de protesta contra él y su partido".



Giacomán advirtió que si Nieto continúa sus reformas, la coalición iría en contra de él en la elección presidencial también.



Dijo: "No queremos [la reelección] de un partido como el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que se ha declarado abiertamente, a través de la voz de su presidente, como un partido anti-familia".



El el portavoz de Frente Nacional por  de la familia, Carlos Alberto Ramírez Ambríz dijo a ACI Prensa: "México ha hablado en las urnas; la afrenta contra la familia le ha costado al presidente y el partido que lo apoya un alto precio.



"La sociedad mexicana está cansada de la corrupción, la impunidad y la arrogancia que el PRI representa en México y esa fatiga se ve reflejada en las recientes elecciones.


"Este fin de semana ganó la familia! Fue un evento histórico para México; todo indica que la sociedad está despertando y no vamos a seguir permitiendo que un sistema político corrupto nos siga gobernando".