domingo, 29 de mayo de 2016

Monseñor que asesoró al Vaticano en su posición anti-LGBT es acusado de tener sexo con jóvenes seminaristas a los que aconsejaba.




Un sacerdote francés que se dedicaba a "curar" de su homosexualidad a jóvenes seminaristas ha sido acusado de haber tenido relaciones sexuales con un varios de los hombres que tuvo bajo su cuidado.

Monseñor Tony Anatrella , un consultor del Vaticano en temas de sexualidad, aconsejaba a los novicios rutinariamente enviados a él por los seminarios y monasterios en toda Francia. Pero al menos cuatro hombres afirman  que Anatrella participó en actos sexuales con ellos durante las sesiones que mantuvieron en su oficina en París.

Anatrella les dijo, según informa Religion News Service, que tener relaciones sexuales con el los curaría de su "pseudo-homosexualidad".

"Usted no es gay, sólo piensa que lo es", dijo según los informes, a Daniel Lamarca, que era un seminarista de 23 años de edad cuando fue por primera vez a ver a Anatrella en 1987.

"Sé detalles acerca del cuerpo de Anatrella que sólo conocer alguien que lo haya visto desnudo", dijo Lamarca al periódico holandés Nederlands Dagblad.

En 2001 se informó sobre Anatrella al arzobispo de París, pero no se hizo nada. Cinco años más tarde, después de que Lamarca fuera a los medios de comunicación y más víctimas salieran a la superficie, funcionarios de la iglesia expresaron su apoyo a Anatrella y dijeron que los acusadores eran parte de un "lobby gay" para desacreditar a la Iglesia.

Hace varias semanas, otra víctima se dio a conocer y aseguró que había sido aconsejado por Anatrella durante 14 años, durante los cuales él y el Monseñor se involucraron en masturbación mutua.


La Arquidiócesis de París reconoce que había sido notificada por un cura acerca de otro hombre que acusaba Anatrella de mala conducta sexual, pero dice que debido a que la demanda provenía de una declaración anónima de terceros no pudo continuar con el asunto. "El cardenal pidió al sacerdote que animará a los acusadores a hacer contacto personal y presentar una queja formal".

Cualquiera que haya sido víctima de agresión sexual "será recibido y escuchado, y recivirña aconsejó sobre qué hacer a continuación, y se le instará a presentar una denuncia ante las autoridades judiciales", afirmó la Arquidiócesis.

Además  de sar "asesoramiento" a homosexuales, Anatrella fue instrumental en ayudaral  Papa Benedicto  en mantenerlos fuera del sacerdocio. Él escribió en el diario del Vaticano L'Osservatore Romano que los homosexuales son "narcisistas" y que "[la homosexualidad] es como un estado incompleto y una profunda falta de madurez de la sexualidad humana."

Afirmó que gran parte del abuso sexual que ha plagado a la Iglesia provino de los hombres homosexuales que no podían permanecer célibes. Increíblemente, según los informes, también dijo a los obispos que no estaban obligados a reportar a las autoridades cualquier sospecha de abuso, incluso en países en los que se requiere por ley.


Anatrella fue "Colaborador de la Secretaria Especial" en el Sínodo extraordinario sobre al familia del año pasado, en el que líderes de la iglesia discutieron cuestiones que afectan a la vida familiar, incluyendo el lugar de los católicos LGBT  en la iglesia.

Aunque que muchos esperaban la Iglesia saldría del sínodo con una postura conciliadora, la declaración final condenó las uniones del mismo sexo como "ni siquiera remotamente similares" al matrimonio heterosexual.