viernes, 20 de mayo de 2016

El Presidente de Italia firmó y promulgó ley de Unión Civil que incluye a parejas del mismo sexo.



NanoPres y Agencias

La Ley de Unión Civil que incluye a las parejas del mismo sexo que fue aprobada el pasado 11 de mayo por el Senado italiano, fue firmada y promulgada hoy por el presidente  Sergio Mattarell, poniendo así punto final a un periodo de incertidumbre.

La senadora que propuso en proyecto de ley Mónica Cirinnà agradeció a Matterella: "Con la firma del Presidente Mattarella de la ley de unión civil Italia ha pasado hoy un punto de inflexión histórico en términos de derechos. Doy las gracias al Presidente por la velocidad con la que se ha llevado a cabo este acto, respondiendo así a la solicitud de la Corte Europea y las observaciones del Tribunal Constitucional para dar rápidamente a nuestro país una legislación que no discrimine a las parejas del mismo sexo" y también ha recordado que "para celebrar las primeras uniones ahora falta la última etapa, un decreto que se publicará dentro de los próximos 30 días, para dar a los funcionarios del Registro Civil todas las direcciones e instrucciones para la celebración. Estoy seguro de que el Consejo de Ministros dará el decreto en el plazo previsto".

Sin embargo, aunque en este momento todo son felicitaciones , el lobby anti-LGBT italiano ya está planeando cómo hacer retroceder este avance- con los partidos de derecha preparan una campaña para pedir un referéndum  sobre el tema. Si logran reunir 500.000 firmas, y si la Corte Constitucional lo aprueba , podría ser obligatorio llevar las uniones civiles a consulta popular.

El senador  Carlo Giovanardi, dijo: "No estamos en contra del reconocimiento de los derechos, sino que recurrimos a un referéndum porque [el primer ministro Matteo] Renzi nos impidió modificar y debatir la ley."

Por su lado, las organizaciones pro-LGBT confían en que la igualdad ganaría en cualquier referéndum que se hiciera.

De acuerdo con The Local, la Senadora demócrata Mónica Cirinna dijo: "los ciudadanos italianos nunca han votado a favor de la discriminación. Siempre han confirmado los grandes avances de los derechos civiles que ya han ocurrido."

La activista María Laura Annibali había lamentado que las disposiciones para la adopción por parejas del mismo sexo se quitaran de la ley para intentar apaciguar a los católicos.
Ella dijo: "Para mí, es una gran alegría, y habría sido aún mayor si se hubieran incluido las adopciones para nuestros amigos, hombres y mujeres de las familias del arco iris, por sus hijos.

"Pero para una mujer de mi edad, un día como este es la coronación de lo que pensaba que un matrimonio podría ser cuando era un niña. Ellos no quieren llamarlo matrimonio, pero para todos nosotros es una ley sobre el matrimonio".