lunes, 16 de mayo de 2016

Activistas LGBT exigen derogación de leyes que penalizan la homosexualidad en Líbano



A pocos días de celebrarse el Día Internacional contra la Homofobia y Transfobia -IDAHOT, una protesta poco común tuvo lugar en Líbano, cuando un grupo de 50 activistas se reunió exigiendo la derogación de las leyes que penalizan la homosexualidad como algo "contra la naturaleza".

Los y las activistas se reunieron fuera de la Gendarmería Hbeish en Beirut, un lugar a donde la policía de la moral a menudo lleva a  los "sospechosos".Es la primera protesta de este tipo en más de cuatro años.

Además de reclamar la despenalización de la homosexualidad, el grupo también exigía que cuatro mujeres trans fueran liberadas.


El evento fue organizado por la Asociación Helem, un grupo pro- derechos LGBT con sede en el país, que repartió pancartas que decían, "la homosexualidad no es una enfermedad" y "el sexo no es ilegal - su ley es arcaica".

La jefe de Helem, Genwa Samhat adijo a la AFP que la mayoría de personas fueron detenidas en virtud de una ley de  hace 94 años. "La mayoría de las personas detenidas en virtud de esta ley no se fueron detenidas cometiendo un acto, sino en la calle a causa de su apariencia", dijo.

A pesar de que el Líbano es más tolerante que otros estados árabes, ser LGBT es aún objeto de burlas constantes en la televisión y la policía a menudo realiza redadas en discotecas que se sospecha son frecuentados por hombres homosexuales.

La última protesta LGBT que se celebró en el país fue en 2012, cuando un grupo de personas se manifestaron frente a un tribunal para exigir el fin de la "prueba" anal, un procedimiento que se usaba para "demostrar" que alguien había tenido relaciones sexuales anales. El Ministerio de Justicia ya ha pedido a la policía detener el uso de la práctica, pero todavía continua usándose.

Ms Samhat añadió que las personas LGBT en Líbano siguen siendo tratadas terriblemente.
Ella dijo: "Las personas detenidas aún son examinadas para detectar el SIDA, algo que debería ser voluntario. Hay una idea preconcebida de que todos los homosexuales tienen SIDA".
"La gente también continúa siendo despedida si su jefe se entera de que es gay. Se les obliga a decir que dejan voluntariamente el trabajo bajo la amenaza de ser denunciados ".
En enero, el Líbano reconoció legalmente a un hombre trans por primera vez, al permitirle cambiar su género en los registros públicos.