viernes, 15 de abril de 2016

En Italia usarán locales confiscados a la mafia para dar refugio a victimas de discriminación y homofobia.



El alcalde de  Milan, Giuliano Pisapia (foto) ha tomado la decisión de usar algunos de los inmuebles confiscados por el Estado a la mafia para usarlos como albergues para personas victimas de la discriminación y la homofobia. Las personas LGBT victimas de violencia podran encontrar en estos lugares refugio, ayuda y un techo durante varios mese de ser necesario.  El local escogido esta siendo habilitado por la municipalidad mientras busca una organización capaz de hacerse cargo del manejo del proyecto.

Pisapia  se ha destacado por su apoyo a la causa LGBT. Ha participado en varias ocasiones del desfiles del Orgullo en Milan y ha puesto en funcionamiento la Casa Dei Diritti , centro de acogida para jóvenes homosexuales rechazados por su famila y para personas trans en periodo de transición.

Según informa la asociación AciGay, la principal organización LGBT de Italia, en Sicilia se hará lo mismo que en Milán y se usará los inmuebles confiscados a la mafia para albergar a las victimas LGBT de la violencia y la discriminación.