martes, 19 de abril de 2016

Arabia Saudita defiende su "derecho" a torturar y matar a las personas LGBT




GINEBRA - En la última sesión del Consejo de Derechos Humanos U.N., Arabia Saudita se opuso a una resolución que condena el uso de tortura por la policía y reafirma los derechos humanos de las personas LGBT.

La resolución, aprobada durante la 31ª reunión del Consejo, que se cerró el 24 de marzo, condena el uso de la tortura "y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes", e insta a las naciones para prevenir la tortura por la policía o durante la detención preventiva.

Si bien el informe se centra principalmente en la policía y el uso gubernamental de la tortura, al que hace referencia brevemente el último informe de Juan Méndez, relator especial sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, que fue emitido durante la sesión.

De acuerdo con un comunicado de prensa de la ONU, Arabia Saudita protestó porque el informe de Méndez "incluye 65 referencias a la orientación sexual y fue un intento de utilizar la erradicación de la tortura para promover otras cuestiones, que carecen de base alguna en el derecho internacional."

En esencia, el reino del Golfo, alegando que  habla "en nombre de una serie de países," estaba preocupado de que al oponerse a la tortura policial también podría implicar que su propio gobierno abogue por los derechos humanos de las personas LGBT.

En Arabia Saudita, el comportamiento homosexual se castiga con la pena de muerte. Tres hombres homosexuales fueron ejecutados por decapitación allí en 2002. En julio de 2014, Arabia Saudita condenado a otro hombre gay a tres años de prisión y 450 latigazos por hacer contacto con otros hombres en Twitter.

La participación de Arabia Saudita en el Consejo de Derechos Humanos - CDH ha provocado controversia en el pasado, especialmente en septiembre, cuando se le pidió a la nación dirigir el "Grupo Consultivo", que ayuda a que el Consejo designe los expertos en derechos humanos que sirven en una variedad de papeles mantenimiento de la paz en todo el mundo. Cables publicados por WikiLeaks el año pasado revelaron que los saudíes hicieron un acuerdo secreto con el Reino Unido para asegurar su lugar en el consejo.

El CDH ha afirmado varias veces que los derechos humanos son universales, independientemente de la orientación sexual o identidad de género, la más reciente en una resolución de 2014 - una resolución sobre la que  Arabia Saudita votó en contra.

Arabia Saudí intentando acabar con el uso de las redes sociales por personas LGBT. De acuerdo con un informe del 31 de marzo por Vocativ, el reino está considerando la ejecución de personas por "salir del closet" en línea.

"La propuesta extrema llega en medio de reportes de una oleada de delitos relacionados con la homosexualidad- que están siendo procesados en la ciudad de Jeddah y que las autoridades atribuyen a un uso cada vez mayor de las redes sociales entre los miembros de la comunidad LGBT del reino," escribió el periodista Shane Dixon Kavanaugh.

La objeción de Arabia Saudita a cualquier reconocimiento de los derechos humanos LGBT en última instancia, puede ser una distracción respecto d ela adición del reino por la tortura en todas sus formas. El sitio web de Amnistía Internacional declara que "Arabia Saudita tiene uno de los peores historiales de derechos humanos en el mundo." Además del uso frecuente de la tortura, la ONG también cita la "ejecución pública, la discriminación, la intolerancia a la libertad de expresión, posibles crímenes de guerra en Yemen", entre muchos otros delitos.

A pesar de estas violaciones bien documentadas sobre repetidos crímenes de guerra en Yemen, Arabia Saudí sigue siendo un aliado cercano de Estados Unidos y  EE.UU. sigue armando militarmente a los saudítas. Pocos medios de comunicación importantes parecen haber tomado nota de la reciente represión del uso de medios sociales por las personas LGBT llevada a cabo en el reino petrolero. Comportamientos similares por parte de grupos terroristas como Daesh (acrónimo árabe para el grupo extremista conocido en Occidente como ISIS ) son ampliamente condenado en los medios de comunicación.

En declaraciones a Catalina Shakdam - analista política especializada en el Medio Oriente- en enero, la periodista de investigación Vanessa Beeley dijo que el tratamiento especial que se otorga a Arabia Saudí "ejemplifica la excepcionalidad de los Estados Unidos."

Shakdam estuvo de acuerdo, añadiendo:

"La 'amistad especial" delos EE.UU. con Arabia Saudita ... ha permitido a los funcionarios de Estados Unidos escoger y elegir cuándo mostrar indignación y cuando denunciar violaciónes de los derechos humanos, manipulando la ley internacional de acuerdo a sus propias agendas políticas, en vez de defender objetivamente el imperio de la ley."