martes, 1 de marzo de 2016

En Italia se enciende debate sobre adopcion homoparental tras nacimiento , via "vientre de alquiler", de hijo de politico izquiedista.



El nacimiento en California de un niño a través de una madre de alquiler (una mujer americana de origen Indonesio a quien se implantó un óvulo donado), hijo del político italiano Nichi Vendola y su compañero italo-canadiense Eddy Testa  (foto), ha provocado gran conmoción en Italia respecto del derecho de las personas LGBT a adoptar.

Vendola es ex gobernador de Puglia y líder del izquierdista partido Izquierda, Ecología y Libertad (SEL), que tiene presencia en el parlamento de Italia.
 
Como sabemos hace unos dias, en lo que fue calificado como una importante victoria del gobierno de Mateo Renzzi, el senado de Italia aprobó la Union Civil, sin posibilidad de adopción,para las parejas del mismo sexo.  Se eliminó la posibildad de la adopción o co-adopción ya que era la unica manera de contar con el apoyo del socio menor de la coalición de gobierno, quienes no querían convertir la Union Civil en una "revolución contra la naturaleza".

Y, cuando la discusión  al respecto aun no se había apagado, el nacimiento en California de Tobia Antonio, el hijo de Vendola y su compañero de 20 años de más joven, ha vuelto a encender el debate.

Tobia es hijo biológico de Testa, con quien Vendola esta casado en Canadá, por lo que podrá adoptarlo sin problemas ene se país, aunque la adopción no será reconocida en Italia.

Matteo Salvini, líder de la derechista Liga Norte acusó a Vendola de practicar un “deplorable egoísmo”. “En el supermercado se compran DVD y no hijos”, agregó Salvini. También desde Forza Italia, el partido de Silvio Berlusconi, le llovieron críticas al líder de SEL. En las redes sociales hubo de todo. Un mensaje ironizaba con la vieja acusación a los comunistas se comían a los niños. “Ahora resulta que los compran”, decía el comentarista anónimo.

El asunto mereció un largo artículo del periódico Avvenire, órgano de la Conferencia Episcopal Italiana, bajo el título de “El caso Vendola, cuatro padres y un bebé”. El autor del texto reprochó a Vendola que, siendo un “hombre de las instituciones”, una figura de izquierdas abiertamente comprometida con la legalidad y con la defensa de los más débiles, haya violado una ley del Estado italiano que prohíbe taxativamente contratar a madres de alquiler. El diario de los obispos recordó que hacerlo está castigado con penas de hasta dos años de cárcel y un millón de euros de multa.

Vendola, por su parte, reaccionó indignado ante algunas de las críticas, en especial la de Salvini y de otros dirigentes de derechas. “No hay vulgaridad de los escuadristas (así se llamaban también los fascistas en tiempos de Mussolini) de la política que pueda turbar la gran felicidad que el nacimiento de un niño provoca. Comparto con mi compañero una opción y una trayectoria que están lejos, a años luz, de la expresión útero de alquiler. Este niño es hijo de una bellísima historia de amor. La mujer que lo ha llevado en su seno y su familia son parte de nuestra vida. Los que insultan y blasfeman en los bajos fondos de la política y de las redes sociales me recuerdan aquel verso que dice: ‘Cada uno desde su corazón mide al otro’. Comprendo, no obstante, que citar a Dante no da audiencia”, escribió en Facebook.

California es uno de los pocos estados de Estados Unidos que permite a la maternidad de alquiler por un pago, así como de manera puramente altruista. Otro es Texas. La maternidad subrogada a cambio de un pago también es legal en la India, África del Sur, Rusia , Georgia y Ucrania, y en la Unión Europea únicamente en Bélgica. De manera ltruista (gratuita) es legal en el Reino Unido, Suecia, Holanda, Dinamarca, Australia, así como Canadá y otros estados de Estados Unidos.