lunes, 28 de diciembre de 2015

Murio Robert Spitzer, uno de los psiquiatras mas influyentes, padre del DSM y la despatologización de la homosexualidad



BBC- FoxNews

El Dr. Robert Spitzer - un psiquiatra que desempeñó un papel fundamental en el establecimiento de estándares consensuados para describir los trastornos mentales y en que la homosexualidad  deje de ser considerada como una patología - murió el viernes en Seattle. Tenía 83 años.

Spitzer murió a causa problemas cardíacos, dijo su esposa, la
Profesora Emérita de la Universidad de ColumbiaJanet Williams.

  El  Dr. Spitzer impulsó la publicación del Manual diagnóstico y estadístico de enfermedades mentales (DSM, según sus siglas en inglés), considerado como la "biblia" de la psiquiatría a nivel mundial, que define todos los grandes trastornos mentales "de modo que todos los profesionales pudieran ponerse de acuerdo sobre lo que estaban viendo", dijo Williams, quien trabajó con él en DSM-III, que fue publicado en 1980 y se convirtió en un best-seller
Desde la Universidad de Columbia en Nueva York, el científico fue el pionero en desarrollar un acercamiento empírico a las enfermedades mentales, más allá de la teoría tradicional.
Antes del DSM, un diagnóstico variaba de un especialista a otro. La redacción de un manual basado en información empírica como el que desarrolló Spitzer es "el mayor hito de la profesión", le dijo Janet Williams, su mujer y colega a la agencia de noticias AP.

"Fue por lejos el psiquiatra más influyente de su era", aseguró el doctor Allen Frances, editor de la última edición del manual, citado por el New York Times.
Jack Drescher, un psicoanalista gay asegura que dejar de considerar la homosexualidad como una enfermedad ha sido el mayor avance en la defensa de los derechos de los homosexuales.

"El hecho de que hoy se permita el matrimonio gay se lo debemos en parte a Bob Spitzer", le dijo al New York Times.

Spitzer estuvo nuevamente al centro de la polémica luego de publicar un estudio en 2001 que de cierto modo apoyaba  la terapia para "convertir" a los gays en heterosexuales al sostener que una persona homosexual podria dejar de serlo si realmente lo quería.


En 2012, el Dr. Spitzer se disculpó públicamente por ese estudio y le dijo al NY Times  que concluyó que el estudio era defectuoso porque  se habia basado en preguntar a personas que se habían sometido a terapia reparativa si huabían cambiado su orientación sexual.

"Al leer estos comentarios (sobre el estudio,) yo sabía que esto era un problema, un gran problema, y uno que no podía contestar," dijo el Dr. Spitzer al Times. "¿Cómo sabes que alguien ha cambiado realmente?"