domingo, 29 de noviembre de 2015

Grecia avanza hacia la Union Civil para parejas del mismo sexo en medio de la oposición dela Iglesia Ortodoxa

 

Grecia reconocerá a las parejas de hecho homosexuales, según un proyecto ley que, si bien es un avance, no contempla el matrimonio y dista de satisfacer a la comunidad LGBT que exige una legislación igualitaria.

Grecia es un país confesional de facto, en el que la Iglesia ortodoxa tiene gran influencia y decisiones como estas se topan con la resistencia de un amplio sector de la sociedad, como demuestra el aluvión de comentarios críticos que aparecieron en la página web en la que se publicó el borrador de ley a modo de consulta pública.

Los participantes, en su mayoría creyentes, califican la iniciativa como un retroceso “inaceptable y destructivo”.

“Este tipo de progreso nos pierde…”, afirma una persona en el portal digital. “Queremos que nuestros hijos y nuestros nietos vivan en una familia ortodoxa y griega, como la que nos dieron nuestros padres y antepasados”, dice otra.

La Iglesia ha manifestado su oposición mediante una carta oficial dirigida al Ministerio de Justicia, en la que el arzobispo de Atenas Jerónimo afirma que la unión civil es “un premio neoliberal a la falta de responsabilidad en las relaciones entre personas”.

El líder religioso rechaza toda otra forma de cohabitación que no sea la boda cristiana.No todos los griegos piensan como los citados exponentes de la Iglesia, ni como los que han participado activamente en el portal gubernamental para comentar la ley.

Ciudadanos como Lambros, por ejemplo, se muestran indignados con que todavía no se reconozcan los derechos de los homosexuales

“Todavía los homosexuales no pueden demostrar su relación en público. Estamos atrasados más de 50 años respecto a otros países”, asegura.

El borrador de ley contempla equiparar las parejas de hecho homosexuales a las heterosexuales, con la condición de que estén registradas en Grecia.

Este tipo de uniones civiles gozarán de derechos similares a los del matrimonio pero con excepciones como la del derecho a la adopción común.

El proyecto prevé que cualquier pareja, sin importar su orientación sexual, pueda heredar las posesiones del cónyuge, así como tener acceso a la seguridad social amparada.

Además, establece la creación de un Consejo Nacional contra el racismo y la intolerancia coordinado por la Secretaria General de Transparencia y Derechos Humanos.

El Consejo se encargará de diseñar políticas que protejan a las minorías, conforme al derecho internacional y de capacitar a los funcionarios con respecto a estos temas.

Hasta la fecha, no se ha definido cuándo pasará el proyecto al Parlamento, debido al alto número de sugerencias que recibió esta iniciativa durante la consulta pública, informó a Efe una portavoz del Ministerio de Justicia.

Todavía el Código Penal Griego contempla normas discriminatorias como la diferencia de edades para consentir relaciones sexuales (las mujeres y los heterosexuales a los 15 y los homosexuales hombres a los 17).