miércoles, 9 de mayo de 2012

El Presidente de EE.UU Barack Obama expresó su apoyo al matrimonio igualitario

09 de mayo de 2012

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, aseguró por primera que considera que el matrimonio entre personas del mismo sexo debe ser legal.

"He concluido que es importante para mí dar un paso adelante y afirmar que creo que las parejas del mismo sexo deberían poder casarse", dijo el presidente estadounidense en una entrevista realizada para el programa Good Mornig America de la cadena ABC desde la oficina Oval de la Casa Blanca.

"Soy contundente en la creencia de que todos los estadounidenses deben ser tratados por igual y de manera justa", agregó.

Las declaraciones de Obama se producen un día después de que los votantes de Carolina del Norte aprobaran una enmienda a la Constitución de ese estado que prohíbe el matrimonio entre deparejas del mismo sexo y además se refiere al tema, que se ha convertido en uno de los grandes protagonistas de la campaña electoral hacia las elecciones presidenciales que se realizarán el próximo mes de noviembre.

Después del anuncio de Obama, Romney, probable rival del actual presidente en las elecciones de noviembre, reafirmó su oposición al matrimonio y a las uniones civiles de parejas homosexuales. "Mi punto de vista es que el matrimonio en sí mismo es una relación entre un hombre y una mujer y esa es mi preferencia", dijo Romney en un acto en Oklahoma. Por el otro lado, las principales figuras políticas de Nueva York, el gobernador, Andrew Cuomo, y el alcalde, Michael Bloomberg, apoyaron hoy a Obama.

La cadena de televisión ABC destacó que Obama remarcó que su respaldo al matrimonio entre personas del mismo sexo representa una visión personal y que está consciente de que la decisión final dependerá de cada estado.

El mandatario estadounidense explicó que inicialmente pensó que la aprobación de uniones civiles serían suficiente para la comunidad homosexual, al legalizar "elementos que los demás damos por descontado".

Según él, también tenía también en mente tradiciones muy arraigadas y creencias religiosas "muy poderosas".

Sin embargo continuó diciendo que durante varios años se dio cuenta de lo "constreñidos" que se sentían muchos homosexuales al no poder contraer nupcias y cambió de opinión.

Durante su mandato, Obama abolió la norma conocida como "Don't ask, don't tell" (no digas, no preguntes), que prohibía a los homosexuales que admitieran serlo formar parte de las Fuerzas Armadas.

El domingo pasado, el vicepresidente de EE.UU. Joe Biden, también se refirió al tema al declarar a la cadena NBC que se sentía "completamente cómodo" con la idea del matrimonio homosexual, algo sobre lo que también se manifestó a favor el día siguiente el secretario de Educación,