viernes, 2 de diciembre de 2011

Parejas homosexuales logran casarse aprovechando vacio legal en Estado de Quintana Roo, México

Agencias- 02 de diciembre de 2011

Tras haber realizado una recogida de firmas y de lograr que en el año 2010 se ingresara al Congreso del estadode Quintana Roo una iniciativa para modificaciones al Código Civil, Patricia Novelo y Sergio Monje Cruz, junto con sus parejas y un equipo de abogados se dieron cuenta, mientras buscaban más fundamentos para lograr ejercer su derecho al matrimonio, que no existía impedimento legal alguno para que se celebraran las bodas.

Hechos consumados

Luego de la realización de los matrimonios homosexuales, el Congreso del Estado de Quintana Roo, ubicado en el caribe mexicao, desestimó iniciar una revisión del Código Civil que limite los matrimonios del mismo sexo o que puntualice que las bodas deben celebrarse necesariamente entre hombre y mujer.

De esta manera se considera que tiene validez legal la unión de dos parejas del mismo sexo que fueron casadas hace unos días por el registro civil del municipio de Lázaro Cárdenas, gobernado por el Partido Acción Nacional.

El presidente de la Gran Comisión del Congreso del Estado, diputado Eduardo Espinosa Abuxapqui dijo que las parejas de hombres y mujeres que contrajeron matrimonio se acogieron a lo que establece el Código Civil en el artículo 680, en el que se enumera los requisitos para celebrar el enlace matrimonial y no se hace la precisión de que deben ser entre un hombre y una mujer, sino que únicamente se habla de requisitos.

Casados gracias aun "vacío legal"

El pasado 28 de noviembre en el municipio Lázaro Cárdenas, el registro Civil celebró la unión en matrimonio de María Patricia Novelo Infante, de 40 años de edad, con Areli Castro García de Alba, de 23, ambas del Distrito Federal; asimismo el de Sergio Arturo Monje Cruz, de 41, originario de Mérida, Yucatán con Manuel Reyes Chalé de la Fuente, de 36, originario de Comalcalco, Tabasco.

“Por la vía jurídica si existe una laguna que permite la boda de hombre con hombre y de mujer con mujer”, comentó el legislador quien agregó que el Registro Civil es una dependencia del Ejecutivo y seguramente ellos estarán haciendo una revisión de la puntuación en dicha ley.

“De parte del Congreso local se ha revisado que en la pasada legislatura, al reformar el Código Civil, hubo una omisión de manifestar perfectamente bien que la boda es entre hombre y mujer y al no hacerlo, al dejar ese espacio, pues la boda es completamente legal y reconocida”, indicó.

Por su parte, el secretario de Gobierno, Luis González Flores, aseguró que analizarán el caso, para establecer si existió o no una violación al Código Civil del Estado.

Dejó claro que este análisis de ninguna manera es de índole discriminatorio, porque su único fin es garantizar que se respete el estado de derecho en Quintana Roo.

“Aquí no estamos hablando de que si estamos o no en contra de la unión entre personas del mismo sexo, sino de qué es lo que establece la Ley en materia de enlaces civiles”, explicó.

González Flores también aclaró que los enlaces fueron realizados por la Oficial 01 de Kantunilkín, que depende directamente del Ayuntamiento de Lázaro Cárdenas y que los actos civiles realizados por los oficiales municipales en todo el territorio estatal, son enviados a la Dirección General y Oficialía Central del Registro Civil para establecer si se cumplieron con todos los requisitos de Ley y en ello se abocarán.

En la entrevista con el líder del Congreso estatal, Eduardo Espinosa Abuxapqui dijo que en pleno respeto a los derechos civiles, la diversidad sexual es parte de nuestro tiempo, aunque se debe respetar los esquemas tradicionales que existen en nuestra sociedad y ajustar la convivencia, pensando también que luego se piensa en la adopción de menores.

Sobre el tema de la boda gay en un municipio gobernado por el PAN, la diputada local, Yolanda Garmendia, de la fracción del Partido Acción Nacional, dijo que la discriminación en México siempre ha jugado un papel muy relevante y donde se tiene que trabajar para que esta no exista y que las bodas entre personas del mismo sexo se ha discutido a raíz de que en el 2010, en el Distrito Federal se empezaron a formalizar y reconocer este tipo de uniones.