sábado, 26 de noviembre de 2011

Diputado brasileño sugirió que la Presidente Rouseff seria homosexual

AP- 26 de noviembre de 2011

El diputado Jair Bolsonaro, defensor de posturas abiertamente homofóbicas, fue blanco de severas críticas de otros legisladores luego de que sugirió que la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, podría ser homosexual.

“El kit-gay no ha sido sepultado aún. Dilma Rousseff, pare de mentir. Si le gustan los homosexuales, asúmalo”, manifestó Bolsonaro en el plenario de la cámara baja. Agregó que “si su asunto es amor con homosexual, asúmalo, pero no deje que esa cobardía entre a las escuelas primarias”.

Bolsonaro se refería a un programa del Ministerio de Educación dirigido a enseñar a los menores a ser tolerantes con todas las orientaciones sexuales. El programa llegó a ser conocido como “kit-gay” por grupos evangélicos y conservadores que lo consideraron una forma de promover la homosexualidad en las escuelas.

“INCITA AL ODIO CONTRA LOS HOMOSEXUALES”

Ante esto, la bancada del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff, anunció que pediría la destitución del parlamentario, mientras otros legisladores no escatimaron críticas a Bolsonaro, un ex militar miembro del conservador Partido Progresista (PP) de Rio de Janeiro.

“Creo que él hirió el decoro parlamentario. Él incita al odio contra los homosexuales y no sigue los ritos del parlamento, por lo tanto vamos a denunciarlo al Consejo de Ética (de la Cámara de Diputados) y pedir su destitución”, anunció el legislador Paulo Teixeira, líder de la bancada del PT en la cámara baja.
NO PEDIRÁ DISCULPAS

El diputado defendió sus manifestaciones e insistió en que el llamado “kit-gay” debe ser “enterrado”. “Yo no tengo que pedir disculpas a la presidenta, todo lo que yo hablo es motivo de denuncia”, se quejó Bolsonaro. “Que me destituyan, pero que tengan la vergüenza de enterrar ese proyecto de kit-gay”, añadió.

No obstante, había intentado explicar a los periodistas que no pretendía aludir a la orientación sexual de la presidenta, quien es divorciada y madre de una hija, sino a su “amor por la causa homosexual”. De poco sirvió la explicación porque incluso legisladores de la oposición consideraron que sus manifestaciones debían ser denunciadas al Consejo de Ética del Senado y la Cámara de Diputados.