jueves, 29 de julio de 2010

Científicos españoles logran bloquear la entrada del VIH a las células aumentando la rigidez de su pared

(EUROPA PRESS) / 29 de julio de 2010

Investigadores españoles han conseguido bloquear la entrada del virus del sida en las células haciendo más rígida su pared, mediante un tipo poco frecuente de lípidos, en lo que supone la apertura de una vía para la creación de una nueva familia de fármacos contra el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

El investigador Icrea del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa Javier Martínez-Picado, firmante del estudio, ha explicado la "especial significación" que supone el trabajo, que publica la revista 'Chemistry & Biology'.

En él, han participado investigadores de la Universidad del País Vasco, el Centro Nacional de Biotecnología/CSIC de Madrid, el Instituto de Química Avanzada de Catalunya del CSIC, el Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa -impulsado por la Fundación La Caixa y la Conselleria de Salud- y el Hospital 12 de Octubre.

En concreto, han demostrado que "la presencia de un tipo poco frecuente de lípidos, los dihiroesfingolípidos, en las membranas celulares les da mayor rigidez y las hace menos vulnerables a la infección", señala el investigador. "Por ello, inhibir la proteína que provoca la rigidez -que se llama Des1- consigue que cuando llega el virus y le clava su arpón éste no llegue a clavarse, lo que impide que el virus entre", ha explicado Martínez-Picado.

Se trata de una prueba de concepto que investigadores españoles "han demostrado que funciona", lo que abrirá la puerta a la generación de una nueva familia de fármacos para combatir las "resistencias cruzadas" de medicamentos de la misma familia.

Por el momento, los ensayos se han realizado a base de cultivos celulares con virus vivos demostrando una caída importante de la replicación del virus. En adelante y sin fecha por concretar, por la necesidad de más recursos económicos, tendrá lugar la fase de estudio con animales.

Se desconocen por el momento los posibles efectos secundarios que podría tener este fármaco, pero se abre una nueva "vía de esperanza", ha concluido el investigador.