lunes, 8 de febrero de 2010

Se realizó marcha a favor del matrimonio gay en el México DF


DPA - 08 de febrero de 2010

Habitantes de México DF de todas las orientaciones sexuales marcharon desde el Ángel de la Independencia a la residencia oficial de Los Pinos para pedir una audiencia pública con el presidente Felipe Calderón y que en ella explique a la sociedad en qué artículo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se señala que el matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer.

Los participantes, unos mil, protestaron por un recurso contra la ley que presentó la Procuraduría General de la República (PGR) ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) argumentando que reconocer los matrimonios del mismo sexo es anticonstitucional.

Al llegar a Los Pinos, una comisión entregó un ejemplar de la Constitución mexicana dirigido a Calderón, informó la agencia Dpa.

Los dirigentes del movimiento indicaron que con ello quieren mostrarle al presidente "que la Constitución no establece una sola forma de familia y que el derecho a casarse no está restringido a las parejas de hombres y mujeres", según un comunicado.

Lol Kin Castañeda Badillo, presidenta de la Acción Ciudadana y Construcción Nacional, consideró como un acto de “homofobia de Estado” la presentación de dicha controversia.

“Es vergonzoso que el Presidente imponga su moral por encima del derecho y la misma Constitución Política, sobre la cual juró velar por los derechos de los mexicanos, habla de la igualdad de los mismos. La interpretación que él está haciendo, refrenda su falta de compromiso con la sociedad, y la reforma jurídica que permite el matrimonio entre los homosexuales tiene sustento jurídico”.

La señora Marta llegó sola a la marcha, en apoyo a su hijo gay, para velar por sus derechos. “Vengo de la Gustavo A. Madero para exigir al gobierno federal respete las decisiones del gobierno local que permite que mi hijo y todos los demás homosexuales que habitan la capital del país, puedan casarse”. De la mano caminaron Luis y Carlos, ambos de 22 años, quienes tienen una relación sentimental desde hace dos.

La legalización de los matrimonios entre personas del mismo sexo solo rige en la Ciudad de México, luego de que fue aprobada el 21 diciembre pasado por el poder legislativo local.

La aprobación de la ley generó un movimiento contrario de parte de grupos religiosos y algunos otros sectores de la sociedad mexicana.