viernes, 27 de noviembre de 2009

Primer matrimonio gay de América Latina lucha por lenguaje no discriminatorio

EFE - 27 de noviembre de 2009

Los argentinos Alex Freyre y José María Di Bello, que el martes próximo se convertirán en el primer matrimonio homosexual de América Latina, anunciaron hoy en Buenos Aires que aprovecharán su boda para dictar un taller de periodismo que evite la discriminación.

"Entendemos que los periodistas usan palabras o expresiones que parecen pequeñas pero que pueden hacer mucho daño, aunque lo hagan desde el hábito y no desde el prejuicio", explicó hoy Freyre en una rueda de prensa.

La pareja, portadora del virus VIH y que celebrará su boda en Buenos Aires en coincidencia con el Día Mundial contra el Sida, considera que podrá cumplir así "el sueño de muchas personas en Argentina", comentó.

"Queremos detener la humillación a la que estamos sometidos y que acabe la falta de valentía de algunos diputados. Latinoamérica tiene que despertar ya a la igualdad jurídica", añadió Freyre.

Los novios, junto con la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Travestis (LGBT), reiteraron la petición de que "haya quórum en las comisiones" de la Cámara de Diputados para aprobar este mes una ley que permita el casamiento de personas del mismo sexo.

"Así podremos lograr la igualdad jurídica", subrayó.

Freyre y Di Bello podrán casarse gracias a un fallo judicial que declaró la inconstitucional de las normas que impiden el casamiento civil entre personas del mismo sexo, sentencia que quedó firme al no haber sido apelada por el alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, quien por tal motivo fue blanco de duras críticas de la Iglesia.

Freyre destacó la necesidad de que la opinión de la Iglesia y del Estado "se separen" y recordó que aunque su boda suponga "un gran paso", hay que seguir trabajando "por la salud de los transexuales y por los derechos de los hijos de las parejas homosexuales".

Los novios han alentado a personalidades de la cultura y de la política argentina a que sumen sus firmas a una Declaración Nacional sobre Diversidad Sexual y Derechos, documento que la LGTB llevó al Parlamento.

La boda, que se enmarca dentro de la campaña de la LGTB para cambiar leyes que consideran "discriminatorias", tendrá como padrino al embajador para América Latina y el Caribe de ONUSIDA, el español Pedro Zerolo.