lunes, 27 de julio de 2009

ONG gay brasileña obtiene acreditación ante la ONU

27 de julio de 2009 - ILGA

El Consejo Económico y Social de la ONU (ECOSOC) otorgó por primera vez acreditación a una ONG gay-lésbica-trans latinoamericana .

La Associaçao Brasileira de Gays, Lésbicas e Transgêneros obtuvo el estatus de ONG consultativa de la ONU por 25 votos a favor, 12 en contra y 13 abstenciones en una sesión pública celebrada en Ginebra el lunes 27 de julio.

"Es la primera vez que una ONG de homosexuales de nuestro continente obtiene su acreditación en Naciones Unidas, una iniciativa del Mercosur, copatrocinada por el resto de países del Cono Sur contra los prejuicios por la orientación sexual", indicó Alejandro Artucio, embajador de Uruguay en Ginebra, quien fue el encargado de formular la propuesta.

México, Guatemala, El Salvador, así como otros países como Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda, Japón y Corea del Sur le dieron el voto favorable.

El Consejo Económico y Social de la ONU, máximo órgano competente en la materia, está compuesto por 54 Estados elegidos por la Asamblea General de Naciones Unidas, que se van rotando periódicamente.

"Es una clara demostración del avance de la lucha contra la discriminación en el seno de nuestra organización, dejando en claro que los homosexuales pueden contribuir en los debates tanto como los demás, e incluso aportar su propia experiencia en el combate contra el sida y la pedofilia", resaltó un alto cargo de Naciones Unidas.

"Es una decisión muy importante, a la que sólo se opusieron los países islámicos, dejando en evidencia que el Vaticano, opuesto a la medida, ya no controla más a los países católicos, cuya mayoría votó a favor de esta decisión", señaló Adrien-Claude Zoller, presidente de la ONG "Ginebra por los Derechos Humanos - Formación Internacional".

Egipto criticó a la ONG brasileña porque "promueve la homosexualidad", lo que fue rechazado por el delegado de Brasil, quien ejerció su defensa en nombre del pluralismo, la "inclusividad" y el género; declarándose adversario a que impere en la ONU "el pensamiento único".

El reconocimiento de la "libertad sexual como un derecho humano" sigue todavía pendiente en Naciones Unidas: un proyecto de resolución en ese sentido fue sometida por Brasil en 2003 ante la difunta Comisión de Derechos Humanos, pero fue descartado por su entonces presidenta, la diplomática de Libia, Najat Al-Hajjaj.