viernes, 26 de junio de 2009

Pronunciamiento del Colectivo Marcha del Orgullo Lima


VIII MARCHA DEL ORGULLO 2009:
EN LA DIVERSIDAD, UNIDAS Y UNIDOS

¡JAMAS PODRÁN CALLARNOS!



Hoy, en la VIII Marcha del Orgullo, lesbianas, trans (travestis, transgéneros, transexuales) , gays y bisexuales estamos en las calles, rompiendo el silencio y denunciando la Violencia del Estado Peruano hacia nuestras comunidades: violencia al negar nuestro derecho a la salud, al trabajo y a la educación; violencia al crear reglamentos y leyes que nos discriminan; violencia al ser el único país en toda América que se rebela homofóbico, lesbofóbico y transfóbico al no suscribir la declaración promovida por Francia en las Naciones Unidas; violencia al impedir nuestro acceso a la justicia; violencia al permitir que nos sigan asesinando; violencia al permitir que los dogmas de fe prevalezcan sobre nuestras vidas.

NO nos callamos y rechazamos la violencia y crímenes de odio hacia personas que vivimos nuestra sexualidad de una manera diferente; violencia que la sociedad tolera y que muchas veces justifica. Rechazamos la violencia social, familiar y sexual que enfrentamos día a día las personas lesbianas, gays y bisexuales por el simple hecho de tener una orientación sexual diferente y las personas trans por asumir una identidad de género distinta.

NO nos callamos y tampoco podemos cerrar los ojos frente a la denuncia de violencia y marginación hacia gran parte de nuestro país y, en especial, a nuestras hermanas y hermanos de la Amazonía, que traicionados por el Estado –-que supuestamente las y los defendía—encontraron una terrible muerte en una confrontación fraticida. Nos duele porque en cada muerte estamos nosotras y nosotros; están nuestras hermanas, hermanos, madres y padres; porque también somos amazónicas y amazónicos, serranas y serranos, negras y negros, mestizas y mestizos; mujeres y hombres policías; trabajadoras y trabajadores.

Alzamos nuestra voz, nuestro amor a la vida y nuestro compromiso con la paz y la esperanza. Somos un país diverso, colorido y orgulloso que se merece una sociedad inclusiva, en donde las personas lesbianas, trans, gays y bisexuales nunca más sean discriminadas ni violentadas.


Alzamos nuestra voz, para que unidos y unidas en la diversidad de culturas, religiones, concepciones, etnias, géneros, orientaciones sexuales, gocemos de igualdad de oportunidades e igualdad de derechos.

Apostamos por la vida, porque nuestra fuerza es superior a las amenazas y al desprecio de la indiferencia; porque ¡Somos más! y porque ¡Jamás podrán callarnos!