miércoles, 20 de mayo de 2009

Organizaciones gay peruanas toman acciones contra el homofó bico Reglamento de POlicía recientemente aprobado.

20 de mayo de 2009 - Diario de Lima Gay

Organizaciones defensoras de los derechos gay-lésbico-trans peruanas han emprendido diversas acciones para lograr la derogatoria o no-aplicabilidad del nuevo reglamento disciplinario de la Policía Nacional que contiene disposiciones abiertamente homofóbicas y otras que, violando derechos consagrados en la constitución peruana, pretenden legislar sobre la intimidad de las personas.

El nuevo reglamento contiene una disposición que sanciona como infracciones muy graves (MG 66) "Tener relaciones sexuales con personas del mismo género, que causen escándalo o menoscaben la imagen institucional" y (MG 64) y "Mantener relaciones extramatrimoniales que generen escándalo y menoscaben la imagen institucional".

Representantes del Movimiento Homosexual de Lima entablaron conversaciones con la Defensoría del Pueblo logrando que esta institución se comprometa a revisar el caso y presentar ante el Tribunal Constitucional una acción de inconstitucionalidad contra la norma dictada por el Ministerio del Interior, si encuentra razones que así lo ameriten.

Por otra parte también se esta considerando reunir las 5,000 firmas que la ley exige para poder presentar una demanda de inconstitucionalidad contra el reglamento.

En cualquiera de los casos, si el Tribunal Constitucional declara fundada la acción, el Reglamento devendría inaplicable en los artículos cuestionados.

Desmentidos y Escándalo

La ministra Cabanillas aseguró que ningún policía será castigado solamente por mantener una relación homosexual, pues la idea no es "meterse en la cama de nadie". Las sanciones, indicó, se aplicarán a hechos o actitudes públicos escandalosos, escabrosos y bochornosos derivados de esa relación, que afecten la imagen de la policía.

De igual manera serán castigados los comportamientos escandalosos heterosexuales, lo que mantendría el principio de que será dado el mismo trato a policías varones, mujeres y homosexuales, indicó.

Cabanillas aseguró que el reglamento no pretende invadir la privacidad de los policías, pues ninguna ley ni norma puede hacerlo.

Sin embargo, el director de la Asamblea Pro Derechos Humanos, Wilfredo Ardito, anotó que las referencias del decreto a las relaciones homosexuales o extramatrimoniales sigue generando dudas.

Argumentó que es muy difícil definir una situación escandalosa o bochornosa que afecte la imagen de la policía, pues tal tipificación puede ser sumamente subjetiva, lo que lleva el asunto a la ambigüedad.

Para Ardito, la vida sexual de una persona no tiene por qué estar normada por un reglamento disciplinario, porque ello constituye "una injerencia indebida en la intimidad" de las personas. Subrayó que la capacidad y el desempeño laboral de una persona no puede medirse por su opción sexual o por el hecho de tener un o una amante.