martes, 12 de mayo de 2009

Festival de Eurovision bajo amenaza de boicot por decision de prohibir marcha gay en Moscu

ABC - 12 d emayo de 2008

El trío The Toppers, que represneta a Holanda, anunció que abandonará el festival si la policía de Moscú reprime con violencia las manifestaciones LGTB planeadas para el día final del certamen.

Gordon, uno de los miembros del trío holandés en Eurovisión, ha amenazado a la organización con abandonar el festival si se reprime con violencia una manfiestación gay que está planeada celebrarse el mismo día de la final del certamen en Moscú.

El cantante explicó a una radio belga que si la banda se clasifica para la final y se produce este hecho, él no se subirá al escenario del Olympic Indoor Arena.

"Si gente como yo está siendo discriminado de esta forma, no tengo nada qué hacer en Rusia y seré el primero en irme” Gordon dijo a la prensa estar muy sorprendido de que tras apenas tres horas de vuelo que separan Amsterdam y Moscú la gente tenga ideas tan diferentes acerca de los derechos y la igualdad de los homosexuales.

Sus compañeros de grupo, Jeroen van der boom y René Froger manifestaron que quieren esperar y juzgar la situación el mismo día antes de que la delegación completa pudiera abandonar la competición. Para que se produzca dicho abandono, la canción deberá superar la primera criba en la semifinal del jueves, algo que según las encuestas parecen tener difícil.

Las manifestaciones en apoyo del colectivo de gays y lesbianas son ilegales en Rusia y la policía suele reprimir con violencia cualquier acto o manifestación. El alcalde de Moscú Yuri Luzhkov ya advirtió desde hace meses que impediría cualquier manfiestación pública homosexual con razón del festival y señaló que cualquier desfile será "bruscamente cancelado por las fuerzas del orden de acuerdo con la ley".

Lituania también amenazó con abandonar el concurso

La acción de Gordon no es el único conato de abandono al que ha tenido que hacer frente el festival. El miércoles anterior, el representante lituano Sasha Son barajó la posibilidad de abandonar el certamen tras unos desacuerdos con la organización en lo referente a su actuación. Según la delegación, los directores artísticos rusos no permitieron al país utilizar una proyección de vídeo que formaba parte de la escenificación de la canción. Además, también se quejaron de que las luces y el resto de ambientación habían sido cambiados sin prestar atención a lo que pidió la delegación lituana.

Finalmente, en el segundo ensayo el problema de las luces fue resuelto, aunque Lituania no podrá hacer uso del vídeo. Sasha Son se quejó ante las cámaras de eurovisión.tv para preguntarse por qué Rusia sí podía contar en su actuación con un vídeo y ellos no. Sin embargo, la opción de abandonar ya ha sido descartada y participarán en la segunda semifinal.